Latest posts.

EL SOL. María del Águila Barrios

Sol en nube

[Foto: LGV 2015]

Es la estrella alrededor de la cual gravitan los planetas del sistema solar del que forma parte nuestra tierra. Para nosotros el sol es la estrella de las estrellas. Comparada con otras es de las pequeñas, pero de nuestro sol depende directamente la vida terrestre. También es la única estrella que mejor podemos observar, la más cercana, por eso los astrónomos conocen a las otras estrellas porque, sabiendo del sol, se conducen al conocimiento de los astros lejanos. El sol es el día, la luz frente a las tinieblas. Llega la noche cuando se ha ido el sol y todo oscurece. Es el calor, el abrigo, frente al frío y lo inhóspito. Pero nos puede abrasar y, cuando no nos regala el cielo la lluvia, el sol destruye los campos y viene cargado de daño y desastre. El sol es un dios principal en las civilizaciones antiguas, de él dependían ritos, cosechas, ciclos. A él se dedicaron templos, sacrificios, tumbas…

   Hay expresiones que tienen al sol como metáfora: decimos «hace un sol de justicia» cuando nos cae de plano y no hay refugio alguno; al niño que se quiere se le llama «sol de mi vida», y alabamos al otro diciendo «eres un sol». Las localidades de la parte de la plaza a la que le da el sol durante la corrida, el tendido de sol, son las más baratas. Quien «hace un brindis al sol» no se compromete a nada. Y hay quienes se arriman «al sol que más calienta». Pero los que «están de sol a sol», desde que amanece hasta el ocaso, no se dejan vencer por el astro, éstos son imprescindibles.

   El sol luce para todos pero parece que ahora poco va a lucir para muchos, y mucho se lo van a apropiar unos pocos, lo que va acompañado de la catástrofe para el campo, para nosotros, que nos quedamos sin la tierra porque están llenando miles de hectáreas de placas solares, pero sobre éstas escribiré en otras entregas porque lo que se nos viene encima, acompañado de ansia y especulación energética, aunque sea solar, no tiene nada de ecología ni sostenibilidad, sino que está suponiendo una monstruosa destrucción de nuestras fecundas tierras, desplazamiento de fauna y pérdida irreversible de nuestro patrimonio paisajístico, arqueológico o agrícola.

   Me hago algunas preguntas: si, lamentablemente, las autoridades acaban aprobando los proyectos para la explotación de miles de hectáreas como estaciones de energía solar ¿quién sabe si se podrán recuperar las tierras una vez que los promotores abandones sus placas instaladas?, ¿quién retirará todo ese material?, y ¿a dónde irá toda esa basura? En lugar de utilizar tierras infecundas ¿por qué la tierra fértil que nos rodea la quieren matar, tal vez de manera irreversible?

   Delante de nuestros ojos está naciendo una nueva burbuja: la de las placas solares.

[La voz de Alcalá, 2021]

«LA VOZ DE ALCALÁ» en «CARMINA»

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO VIII. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • Todos somos prescindibles, salvo el enemigo
  • Hasta que no logremos borrar la comunicación, no nos desharemos del falso diálogo
  • Si bien es verdad… también es cierto…
  • Siendo tan largo el tiempo de estar muerto, feliz aquél que alegre y sin llorar limpia el establo todo el día
  • Huelva siempre ha sido el sueño de una gamba
  • La sordera es la responsable de la acostumbrada oratoria de mitin
  • No respondáis nunca respuestas
  • ¡Bebe, bebe en las fuentes buenas!
  • La flecha del tiempo es indiferente a la desolación
  • Quien va a Roma es porque no estaba en ella

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO VII. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • Sólo el mendigo que arrastramos sabe dar limosnas
  • Si olvidas que los otros siguen siendo otros, dejarás de ser tú. Sostener la otredad, ése es nuestro sacrificio
  • ¿Eris, y dónde dices que se está reuniendo el dichoso ejército?
  • La moral siempre homogénea; la ética, antrópica
  • Al pasar por la Magistergasse; ya sin memoria, sin imaginación, ni entendimiento, saboreé el plato de su intrascendente, insustancial e inoperante Crítica de la razón gastrosófica
  • Quien mira, no ve
  • En el fondo muy fondo, sólo hay forma
  • Pero, ¿porqué mi tú, nunca me da como resultado tu yo?
  • ¿Sucumbió Roma por falta de enemigo?
  • Toda lengua habla al dictado de la mudez

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO VI. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • ¡Qué lejos estoy de mí mismo!
  • Llegará a dolerte haber restañado todas tus heridas
  • Una corbata bien anudada es el primer paso al suicidio
  • La poesía no es más que la experiencia del vacío de fondo de toda escritura
  • ¿Por qué es tan certera y clarividente a la hora de la verdad la mentira?
  • Gritan para que no se los oiga
  • Tal como nos sugiere en su crítica Friedrich Nietzsche, el sujeto no es más que el predicado del verbo
  • Todo lo sabe el silencio de la palabra. Nada la palabra del silencio
  • Terminarás vistiendo el disfraz de tu enemigo
  • Y soñé que soñaba en un mundo donde todos los demás estaban dormidos

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO V. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • Pobres ciudadanos de Magnesia. Entended lo que os digo: ¡no os fieis nunca de alguien que así os arenga!
  • ¡Siempre igual!, desde Sófocles; o destino sin necesidad, o causalidad sin destino
  • El silencio como el olvido, no es material, sino verbal
  • ¡No porque hayas podido soportar llegar al segundo acto del drama vendrá antes de tiempo a buscarte la muerte!
  • El amor siempre es resultado del desengaño
  • Cuando se están comiendo crustáceos, es imposible leer a Jean-Paul Sartre
  • Se escribe más bien mal que bien
  • Por la cornamenta me ganó el cabrón en la lucha por su hembra
  • El manos libres ha venido a dar la razón a muchas personas que hasta ahora creímos hablaban solas
  • Hallar es errar

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO IV. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • Por irreal, la evolución no explica suficientemente el afán irrefrenable de ser sólo error
  • Os lo tengo dicho, dad todo para perder nada
  • Sólo se vuelve allí donde ya no se había estado nunca
  • Llegué a amar el lenguaje a través del conocimiento de una filóloga muda
  • El estrábico sabe muy bien disimular el verdadero objetivo de su falacia
  • Con un vaso de vino en la mano, qué ágil se ve el navío
  • Temo haber sido huésped asiduo y compañero de mi error
  • Conocí un mono que se rascaba como un hombre
  • Muerde la moneda porque no se fía de sí mismo
  • ¡Hasta Astarté está harta de todos vosotros!

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO III. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • ¡Ay de mí, infeliz, el anhelo sin tregua me daña y cala el cuerpo un acre dolor que los Dioses envidian!
  • Construir es destruir certezas
  • En cierto momento Josef Mengele nos llega a confesar: cada uno es feliz a su modo
  • Bien mirado, qué mal se ignora el mundo
  • La fama, como la muerte, es de naturaleza efímera
  • Me gustan todos los libros aún no escritos
  • A menudo he implorado en la alta mar, de aguas lúgubres y pérdidas igual de hermosas, el dulce y eterno retorno
  • ¿En qué idioma te digo que no hablamos el mismo idioma?
  • A la sordera siempre se anticipa la oreja
  • No tengáis olivos, auguran desastres

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO II. Antonio Luis Albás, 2021

.

  • Confiad a los Dioses en todo: ellos a veces a quien yace en el suelo salvan, levantan y libran del infortunio; y en cambio otras, atacan y lo hacen naufragar, males sin cuento siguen y andamos perdidos, sin ánimo y con la cabeza enajenada
  • Más tropieza la vista que el pie
  • Por el principio de razón suficiente; en lo tullido está el disparo
  • Del tiempo perdido se nutre la eternidad
  • ¡Con qué poco se conforma el rico!
  • Los libros sólo se digieren por rumia
  • La salud es el mal de la enfermedad
  • Un arqueólogo es el notario de todos los fracasos históricos
  • Según avanza la dicha, retrocede el tiempo
  • Toda forma está excedida de su oquedad

.

DOMINICAL: DIÁLOGOS TRAS UN NAUFRAGIO I. Antonio Luis Albás, 2021

.

.

  • Zorras todas, siempre fuisteis hijas espléndidas de la memoria
  • Provoqué el silencio de un hombre porque hablando estaba mudo
  • Un mundo totalmente iluminado por el demonio de Laplace, sería un mundo oscuro
  • ¿Pues sabes lo que te digo?, a ti te estranguló un amigo
  • No hay más mundo que el que habría sin una concepción previa
  • Si me hicierais caso y no andáramos amando el daño, ni poniendo el ánimo en la amargura; nos torturaríamos
  • ¡Somos pobres de milagro!
  • Un buen poema pesa siempre más que la cuartilla que lo sustenta
  • La deconstrucción es el fermento del mundo
  • ¿Será divina o adivina?

.

EL TIEMPO. María del Águila Barrios

 
 
 El despertador dormidoRAFAELLUNA

El despertador dormido

Pintura de Rafael Luna

(de la serie «Aquellos niños del río»

un cuento de Olga Duarte Piña)

2005

 
 
 

Último día de agosto. Sumo otro verano a mi vida. En el rostro recibo el fresco de las tardes propio de los finales de este mes. A mí me ocurre, desde niña, que éste es un tiempo en que me da por pensar en el tiempo, pero nunca he estado conforme con que el tiempo huya, sea fugaz, vuele… No. ¿El paso del tiempo es el paso de la vida?, ¿tras el pasar de la vida sólo viene la muerte «tan callando»? Me resisto a aceptar que el tiempo tenga como final la muerte. Hay un esfuerzo de profundización que cabe hacer si pensamos en el tiempo como un fragmento de la eternidad. Los que asumen la muerte como final de todo ya están condenados por su pereza. Aunque yo no tenga en la mano la prueba de esto que digo, ni tal vez nadie, porque el tiempo parece agua que corre, sin freno que detenga la sucesión irreparable de los días… En estos postreros que discurren hasta este último en el que escribo, aun siendo estío todavía, a mí se me anuncia el otoño: los campos empiezan a mudar su color, los pastos han sido segados, los verdes de árboles y maleza ya no son tan intensos, y el cielo a veces presenta veladuras que le rebajan el azul… ¡Fluye el tiempo, no huye! Se enreda, va lejos y vuelve en un flujo y reflujo que no lo somete ninguna línea. A veces está tan cerca que somos nosotros mismos. Y somos nosotros los que cambiamos, no el tiempo.

   Nunca sabremos lo que está por venir. El futuro no existe. Con los hechos que vayan a ocurrir se pretenderá llenar el tiempo y lo acabarán reduciendo hasta negarlo. Reiterarán hasta confundirnos que la Historia será ésta o aquélla. Los hechos ya acontecidos no se van a repetir, que es lo contrario de lo que se piensa generalmente. El tiempo no es uno, es múltiple y diferente, sin principio y sin fin, es eterno y jamás acabará, y lo que está por llegar, cuando llegue, no cambiará la espera humana. Las cosas destruidas no han desaparecido porque el tiempo haya sido su destructor implacable, es el hombre el gran destructor del mundo, aunque nunca repita los mismos hechos destructivos.

   Como en una paradoja, me sorprenden las campanadas de la torre cercana dando la hora. Como ayer, como mañana, y para cuando no esté para escucharlas continuarán para otros, «y seguirán los pájaros cantando».

 
 
 

[La voz de Alcalá, 2021]

 
 
 ___________________

 
 
    Si quiere leer más textos de María del Águila Barrios en «CARMINA»,  pinche en su nombre.