Latest posts.

COSAS DE LA ALCALÁ DE HOY: SOLILOQUIO DE UN EXTRAVIADO. Por Juan Delatorre Facal (2010)

 
 

TÉGULAS DE GANDUL

Tégulas de Gandul
[Foto: LGV Alcalá 2014]

 
 

«Están ciegos; y, lo peor de todo, seguros de ser videntes.»
León Tolstoi

 
 

DICEN que sobre gustos no hay nada escrito. Hoy me propongo escribir sobre gustos, y sobre gastos. El gusto público alcalareño es muy particular, pero que muy particular, y no menos que el gasto público: que unos jarroncitos en Silos y un descomunal bicharraco (de diez millones de euros –cuando un puente normal hubiera costado tres veces menos-) para cruzar el río, más feo que la espuma de la sosa cáustica sobre la ultrajada lámina del Guadaíra; que unas rotondillas y unas rotondonas, a rebosar tantas de ellas de matojos y hierbajos, a toro pasado de Dos Hermanas, la de las Rotondas (aunque más estudiadas que las alcalareñas, -miméticas y de copia que no de proyecto las nuestras-), que muy viejos olivos en lugares muy nuevos y, en general, muchos arbolitos, por doquier, mucho césped formando lomitos de un verde muy plástico, pronto matizado de marroncitos; que marbellíes cascaditas para fachada de una Nueva Rabesa del futuro en el presente… Y muchos jardineros con sus maquinillas de afeitar céspedes y setos y floreros. Vaya, vaya… Todo muy particular, muy privado, prácticamente pijo. ¡Qué guay el decorado! ¡Qué mono el jardín! Desde El Duque al Parque-Centro sufrimos el meollo del bodrio. Si no, no se explica que Pescuezo sea hoy la autopista del casco urbano, por Histórico y por Centro. En los barrios, como tanto tiempo dura la ocupación de las poltronas de las distintas sedes consistoriales, neopijos de tercera generación psocialística o pepeística, lo mismo da que da lo mismo, suscitan un gasto a la frívola manera de: «Chiqui, no me gustan los accesorios del toilette: que los quiten de mi vista inmediatamente.»

  A mí me parece que mantener en condiciones todo este decorado después de las inauguraciones no va a haber fondo municipal que lo aguante, ni en el fondo del mar (matarile, rile, rile, rile/ matarile, rile, rile, ra…). O lo que es lo mismo, no lo cuidarán, las malas yerbas crecerán, las buenas y caras se secarán y no volverán, las lindas flores se marchitarán y tampoco volverán, y ni las oscuras golondrinas, y colorín, colorado este cuento no se ha acabado, todavía.

   Paso por Bailén, por Antonio Mairena, por Duquesa de Talavera… ¡Por Dios! ¡¿Por qué estas obras se han reiterado?! Es mucho peor que una pesadilla para los que tienen oficios, para los peatones (apeados de las aceras, que cuando no sirven para los coches sirven para la maquinaria pesada -pesada maquinaria-), los chóferes de coches o motos, camionetas, furgonas o isocarros, los viejos, los niños: Es una pesadilla para todos. ¡¿Qué hemos hecho para merecer esto?!

   Entre rotaflexes atacando losas, del cemento que ya recubre el viejo solar alcalareño, dúmperes, cubas, hormigoneras…, pasamos, a veces hasta tropezamos, recibimos órdenes de los albañiles… Nos señalan que por aquí o por allí; rotulan las señalizaciones artesanalmente, se enfadan si no cumplimos con agrado sus instrucciones de tráfico; nos persiguen y gritan y, cuando nos alcanzan, pegan en la ventanilla del conductor su irritada y congestionada cara si nos atrevemos a ser antipáticos en algún tramo anterior del atasco. Creo que son la verdadera policía del llamado régimen por las derechas en las comunidades gobernadas por la autoproclamada izquierda y por las izquierdas en las comunidades gobernadas por la autoproclamada derecha, y así, sucesivamente, tralarí, tralará… Bueno, más bien los empleados de la verdadera policía del régimen. ¡Hasta aquí hemos llegado! ¿policías los albañiles? Se me pueden rebrincar los sindicalistas, aunque no todos. No sólo ellos están llamados a ejercer de policías: también los taxistas, los taberneros, los estanqueros, los gasolineros, los guardacoches, los profesores de universidad…: ¿continúo?. Todos usurpando los nobles funciones de las policías de España: vigilancia, potestad de denuncia, lealtad a los políticos del Estado, detención, cumplimiento de órdenes, recaudación de tributos, colaboración con los redactores de los atestados, y muchas más competencias que están por redactar.

   ¿Y el ruido? Durante toda la jornada laboral de ellos. Alcalá del Ruido, nada de Guadaíra, ni de los Panaderos, ni de los pintores de paisajes, sino Alcalá del Ruido. El ruido terremoto, el temblor de los martillos por compresión, las excavadoras. El ruido del progreso y del desarrollo. El ruido como seña de identidad. Las obras públicas como emblema, como ejemplo para Europa. ¡Alcalá, ciudad de Referencia! El alcalareño como el ejemplo en toda la Europa Unida de individuo que es capaz de sobrevivir a todo el extravío imaginable…

   Y al humo: efluvios de gasoil, polvos diversos, gasolina ecológica que de las públicas e impúdicas obras emana cotidianamente y que también se enriquece con el hermoso tránsito de tecnológicos vehículos de todas las altas y bajas gamas, pagándose a cómodos plazos, que también son solidarios para los garantes del crédito, por los jóvenes alcalareños hijos del progreso y la democracia. ¿Quién puede subir sin asfixia la calle Gandul o quién se atreve a pasar a pie por Pescuezo?

 
 

SENCILLA DECLAMACIÓN DE UN POEMA DE RAFAEL ALBERTI (1902-1999): «POR ENCIMA DEL MAR, DESDE LA ORILLA AMERICANA DEL ATLÁNTICO». Por Lauro Gandul Verdún (2ª edición del poema en «CARMINA», 2017)

 
 

CÁDIZ AL FONDO (Foto LGV Rota, 2010)

Cádiz, al fondo
[Foto
(donde se ha de pinchar para escuchar la declamación):
LGV Rota, 2010]
 
 

   ¡Si yo hubiera podido, oh Cádiz, a tu vera,
hoy, junto a ti, metido en tus raíces,
hablarte como entonces,
como cuando descalzo por tus verdes orillas
iba a tu mar robándole caracoles y algas!

   Bien lo merecería, yo sé que tú lo sabes,
por haberte llevado tantos años conmigo,
por haberte cantado casi todos los días,
llamando siempre Cádiz a todo lo dichoso,
lo luminoso que me aconteciera.

   Siénteme cerca, escúchame
igual que si mi nombre, si todo yo tangible,
proyectado en la cal hirviente de tus muros,
sobre tus farallones hundidos o en los huecos
de tus antiguas tumbas o en las olas te hablara.
Hoy tengo muchas cosas, muchas más que decirte.

   Yo sé que lo lejano,
sí, que lo más lejano, aunque se llame
Mar de Solís o Río de la Plata,
no hace que los oídos
de tu siempre dispuesto corazón no me oigan.
Por encima del mar voy de nuevo a cantarte.

 
 

[Rafael AlbertiOra marítima, 1953.
Poema incluido por Arturo Ramoneda en Antología de la poesía española del siglo XX (1890-1939).
Alianza Editorial, S.A. Págs. 505 y 506. Madrid, 2007]

 
 

____________________________

 

1ª EDICIÓN DE «POR ENCIMA DEL MAR, DESDE LA ORILLA AMERICANA DEL ATLÁNTICO» EN «CARMINA» (2012)

 
 

MANUEL DOMÍNGUEZ GUERRA EN LA LIBRERÍA «TÉRMINO»: UNAS PALABRAS, UN DIBUJO Y UNA CANCIÓN UN JUEVES 28 DE SEPTIEMBRE DE 2017. Tres vídeos de Alberto Mallado

 
 

UNAS PALABRAS

 
 

 
 

UN DIBUJO

 
 

 
 

…Y UNA CANCIÓN

 
 

 
_______________
 
MANUEL DOMÍNGUEZ GUERRA REGALA SU UNIVERSO CREATIVO EN LA LIBRERÍA TÉRMINO. Por Alberto Mallado

«COMO UN COHETE». Juan Alcaide

MANUEL DOMÍNGUEZ GUERRA (fragmento)(«Historias de vidas» Olga Duarte Piña y Lauro Gandul Verdún, 2004)

«EL SOMBRERO DE LAS IDEAS DESCABELLADAS» UNA NOVELA DE JOSÉ ANTONIO FRANCÉS ILUSTRADA POR MANUEL DOMÍNGUEZ GUERRA
 
 

DIARIO FOTOGRÁFICO (XII). Por Lauro Gandul Verdún (Lisboa, 12 Á 14 DE OCTUBRE DE 2017)

 
 
Lisboa 13102017 LGV 1

13 de octubre
(Cemitério do Alto de São João)

 
 

Lisboa 13102017 LGV 2

13 de otubre
(2)

 
 

DIARIO FOTOGRÁFICO (XI). Por Lauro Gandul Verdún (Lisboa, 12 Á 14 DE OCTUBRE DE 2017)

 
 
Lisboa 12102017 LGV 1

12 de octubre
(1)

 
 

Lisboa 12102017 LGV 2

12 de octubre
(2)

 
 

DIARIO FOTOGRÁFICO (X). Por Lauro Gandul Verdún (Lisboa, 1 Á 9 DE SEPTIEMBRE DE 2017)

 
 

Lisboa 03092017 LGV

3 de septiembre

 
 

Lisboa 08092017 LGV

8 de septiembre

 
 
Lisboa 09092017 LGV (Sesimbra)

9 de septiembre
(Sesimbra)

 
 

«LOCUS AMOENUS». María del Águila Barrios

 
 

oromana 2013 LGV-1

Pato nadando en el Guadaíra
[Foto: LGV Alcalá 2013]

 
 

Aunque parezca que casi todo ha sido destruido, que ya nada queda o, más bien, sólo queden algunos espacios intocados, principalmente Oromana que habiendo sufrido lo suyo parece ya reconocido como espacio ameno, es posible aun encontrar otros lugares amenos en este pueblo, en un simple paseo matutino o al caer la tarde cuando el estrés cotidiano del tráfico no se ha iniciado o empieza a cesar, cuando muy temprano huele a pinar en la calle Nuestra Señora del Águila o se levanta una brisa vespertina que sabemos nos viene del Guadaíra y entra por la calle de La Marea.

   Estos espacios amenos perviven en el trazado de sus calles, en sus plazuelas y por el caserío que, aunque muy variado, son sus azoteas las que alegran la vista. Son espacios donde aún los vecinos tienen los zaguanes abiertos y entra el sol del amanecer o se enciende en ellos la lucecita al atardecer. Hay calles amenas en este pueblo por las que se puede pasear gratamente y sentir que no todo está perdido y que no teniendo un centro histórico en el que embelesarse sí hay una tradición popular en barrios no tan céntricos.

   El paseo desde Malasmañas al Paraíso atravesando Dulce Nombre y bajando por Cuesta del Rosario en una mañana de sábado es agradable. También recorrer el laberinto de callecitas en Pablo VI y acabar en la Plaza de las Flores o estar una tarde por la barriada de los Toreros y parar en la plazoletita de Los Gallos. ¡Ojo! sin acercarse al desastre urbanístico que dejó desheredado al barrio del nombre. El cerro de los Locos también es un lugar ameno. Este año paseé por allí un domingo de Cuaresma y algún vecino había colocado un incensario en su ventana, en otra ventana oía el soniquete de una radio donde además sonaba la válvula de la olla exprés de alguna cocina en la que se estaría preparando algún puchero o cocido. Sonidos y olores de vida interior que son gratos para el paseante. Incluso agrada ver cómo alguna que otra casa tradicional ha sido arreglada conservando su fachada e interior originarios. La urbanización de Los Pinares menos dada a los interiores sonoros, sí es generosa en exteriores ajardinados.

   Y así, entre barrio y barrio, encuentro lo grato cotidiano que mitiga lo ingrato rutinario.

 
 

oromana 2013 LGV 2

Molino de Oromana
[Foto: LGV Alcalá 2013]

 
 

[La voz de Alcalá, 15 al 30 de junio de 2016, año XXV nº 432]

 
___________________

 

Si quiere leer más textos de María del Águila Barrios en «CARMINA»,  pinche en su nombre.
 
 

DIARIO FOTOGRÁFICO (IX). Por Lauro Gandul Verdún (Lisboa, 1 Á 9 DE SEPTIEMBRE DE 2017)

 
 
Lisboa 01092017 LGV

1 de septiembre

 
 

Lisboa 02092017 LGV (cabo del Espichel)

2 de septiembre
(Faro del cabo del Espichel)

 
 

Lisboa 02092017 LGV (cueva de santa Margarida)

2 de septiembre
(Cueva de santa Margarida)

 
 

ESA DELICADA Y FUNDAMENTAL ESPUMA. María del Águila Barrios

 
 

museo arqueológico nacional madrid 2009

[Foto: LGV (Museo Arqueológico Nacional) Madrid 2009]

 
 

Tal vez se me acuse de retrógrada o anticuada por lo que voy a escribirles. Tal vez porque no venga a celebrar lo último. No soy mujer de modas cuando se trata de desenvolver mi pensamiento sobre el tema de la cultura. ¿La cultura o la Cultura? Tengo que reconocer que la palabra la escribiría con la inicial en mayúscula, pero la sencillez de la minúscula me permitirá colarme por los sitios pequeños, que es por donde tal vez se deban buscar las causas de los grandes problemas.

   Esto de la moda para hablar de literatura, música, cine, filosofía, historia…, es decir, la cultura, es lo que considero una completa barbaridad o, peor y desgraciadamente, una tragedia de dimensiones colosales. Nunca, en mis años de juventud intelectual llegué a concebir que el consumismo abrasara también la cultura. Con la particularidad de haber reducido a cenizas la cultura popular y la calificada, redundantemente sin duda, como cultura culta (por elaborada a partir de la anterior más todo eso que se engloba dentro de la palabra vanguardias) se ha ido quedando paulatinamente vaciada de sus significados originales, y por tanto progresivamente se ha venido deslegitimando en la vida civil y, por supuesto, en la política.

   Metafóricamente, la cultura es esa delicada y fundamental espuma o capa de tierra fecunda que tarda siglos en formarse y que resulta devastada y arruinada en un segundo, como ocurre con los incendios (siempre intencionados) de las dehesas de encinas centenarias. La brutalidad que ejercen habitual e impíamente los detentadores del actual poder político y económico provocan esos incendios que asolan la delicadeza humana, la cultura. Pero también el pueblo ha caído en la trampa y ya no le interesa la cultura.

   ¿Estaremos en un punto sin retorno? ¿Nada queda de lo que hubo? No soy nihilista y en mi corazón sé que aún sobrevive la esperanza, que alimenta mi resistencia, y en ello tengo fe. Creo firmemente que es posible salvar esa delicada y fundamental espuma, hecha por las gentes, aunque a éstas vengan a sustituirlas, totalitariamente,  los agentes para convertir las acciones en pasajes superfluos y en productos industriales los acontecimientos culturales, todo para seres sin espíritu y puramente narcisistas.

 
 

[La voz de Alcalá, 15 al 30 de septiembre de 2017, año XXVI nº 460]

 
 

___________________

Si quiere leer más textos de María del Águila Barrios en «CARMINA»,  pinche en su nombre.
 
 

«CRÓNICA DE PORTUGAL» (DE «COROGRAFÍAS»). Lauro Gandul Verdún

 
 

 Cabo del Espichel LGV 2017Cabo del Espichel
(Foto: LGV Portugal 2017)

 
 

LOS VIEJOS DE SAGRES

 

Canto al final de todos los viajes
Para los mortales que llegaron a este sitio
Antes de la más temida de las partidas

Desfilan los ancianos
Con la gravedad de los que nada esperan
Aunque el silencio que los atrajo no me engaña

Alzan los brazos al viento
Que los invita a volar
Tumbados en la hamaca al sol
Suave
O se asoman a los acantilados
Para contemplar el océano
Entonces los oídos reciben la espuma
Del reiterado choque de las olas
Contra las piedras
Que les mece el alma a estos viejos melancólicos
Porque saben de su propia muerte demasiado
Quieren vivir como nunca en su vida
Aunque ya no saben cómo ponerse
Para que los huesos duelan menos

No les basta
Dar un paseo no pueden
La vida siempre fatigada ya no es vida sino agonía

Quieren vivir como nunca en su vida
Sean dulces con ellos
Déjenlos pasar
Apártense
No les quiten el aire

Este sitio es suyo
La ensenada
Las vistas
Las antiguas fortalezas
El viejo faro en el cabo de poniente.

 
 

EN CONÍMBRIGA

 

En Conímbriga corre sin ruina la brisa por sus ruinas.
Desde las viejas montañas llega aquí igual de fresca,
tan limpia y linda como entonces.
Tras las viejas montañas la tarde se demora en su lejanía sin fin.

 
 

CONDEIXA A NOVA

 

Tapias a un lado y otro de la estrecha calle recta adoquinada sin aceras.
Asoman muy por encima de las tapias copudos y hojosos árboles verdioscuros. Coronan sus remates, a dos aguas, trepadoras
que  dentro de la quinta se desarrollan,
de diversas clases y muy espesas,
y también hojosas y verdioscuras.
No sólo hay un palacio y su jardín magnífico, sino otros
con jardines como bosques,
todos cercados con esas tapias que abrigan la propiedad,
y regalan al pasajero umbría y trayecto.
Hemos visto un molino de agua en Condeixa.
Hemos llegado por un callejón de piedra;
hemos cruzado un dintel de granito,
y allí el molino,
al lado de una floresta de cañas.
Corren arroyos por Condeixa.

 
 

ENTRE CONDEIXA Y COIMBRA

 

Montes abancalados. Huertas en la tierra oscura bien labrada.
Gente pausada y tácita, con el infinito adentro de su silencio.
La viña. El naranjal. El olivar.
Olivos no en tresbolillo, sino en hilera.

 
 

COIMBRA

 
 

1

 

Mondego es un Dios que bajó de una estrella para leer Coimbra.
El Mondego fluye como una lectura.

 
 

2

 

De lágrimas y de amores las aguas del Mondego han bebido.
Pero el mar está bien cerca, por fortuna.
Leer antes de morir: leer para siempre.

 
 

ADONDE TOMAR

 

¿Dónde Tomar?
Los caminos que a las otras ciudades allegan caminantes
no conducen a Tomar.
En algún cruce aparece el nombre en la ruta de Alcobaça o Batalha,
o Zezeres,
o Penela,
pero después se comprueba que la señal estaba equivocada,
porque no encontramos Tomar.

…Luego en la Sinagoga una judía de Belmonte nos lo aclaró todo.

 
 

GUIMARÃES

 

…El gris derrotó al azul…
El azulejo es piel; la piedra víscera…
El azulejo es cine; la piedra pantalla…
Alicatar es enmascarar las casas.
Si tienen máscara no precisan de la piedra,
se sostienen en la metáfora de los mosaicos.

 
 

VIAJE A AVEIRO

 

Aveiro, la llana.
…Mojada.
Aveiro a la vera de la mar…

 
 

VISIÓN DE OPORTO

 

Gaviotas y altares barrocos.
Colinas donde se agazapan los barrios;
a los escarpes se agarran las casas,
igual que el azulejo multicolor a sus fachadas.
Torres con reloj y campanas.
Ágiles puentes sostenidos sobre un arco
permiten volar por encima de un Duero marinero.
Aire del océano en los pulmones de los portuenses.
Aire azul de oleaje.
Miran como miran los barcos lejanos,
y en los ojos aún les brilla la luz del asombro,
la luz que vieron en otros tiempos,
la de las costas de remotos continentes…

 
 

…Y LISBOA

 

Respirar la luz
Cuando el aire falte

Blanca luz
Para unos ojos ciegos
De quien ya no precisa un pecho

Pero sí respirar
Luz de estuario
Arrastrada luz corpórea.

 
 

[Parte portuguesa de Corografías (inédito)]