«CLAUSTRO POÉTICA: POEMAS EN DIÁLOGO». UN HOMENAJE A LOS HERMANOS MANUEL Y ANTONIO MACHADO. El día 13 de Junio de 2019 a las 20:30 en el Convento de Santa Clara de Alcalá de Guadaira. Coordinación artística: Olga Duarte; Narradora: Reyes Bernal; Lectores: Antonio de la Torre y Lauro Gandul; Saxo: César Herrera y Guitarra: Carlos Ferrera

 
 
 

ClaustroPoética

 
 
 

   NARRADORA:

 
 
 

Cuando se le pregunta por su poética Manuel respondía: «Ideas sobre la Poesía… Muchas y muy vagas y sutiles. Pero no las poseo, me poseen ellas. Nada puedo, pues, “decir” sobre eso que, para mí, cae dentro de lo indefinible, mejor: de lo inefable.»

«…Un día que escuché alguna de mis soleares en boca de cierta flamenquilla en una juerga andaluza, donde nadie sabía leer ni me conocía, sentí la noción de esa gloria paradójica que consiste en ser perfectamente ignorado y admirablemente sentido y comprendido.»

 
 
 

   LECTOR 1:

 
 
 

   La vida, el huracán, bufa en mi calle. Sobre
la turba polvorienta y vociferadora,
el morado crepúsculo desciende… El sol ahora
se va, y el barrio queda enteramente pobre.

   ¡Fatiga del domingo, fatiga… Extraordinario
bien conocido y bien corriente!… No hay remedio.
¡Señor, tú descansaste; aleja, en fin, el tedio
de este modesto ensueño consuetudinario!

   Voces, gritos, canción apenas… Bulla. Locas
carcajadas… ¿Será que pasa la alegría?
Y yo aquí, solo, triste y lejos de las fiestas…

   Dame, Señor, las necias palabras de estas bocas;
dame que suene tanto mi risa cuando ría;
dame un alma sencilla como cualquiera de éstas.

 
 
 

   NARRADORA:

 
 
 

Para Antonio «El poeta profesa, más o menos conscientemente, una metafísica existencialista, en la cual el tiempo alcanza un valor absoluto. Inquietud, angustia, temores, resignación, esperanza, impaciencia que el poeta canta, son signos del tiempo, y a la par, revelaciones del ser en la conciencia humana.»

 
 
 

   LECTOR 2:

 
 
 

   Amada, el aura dice
tu pura veste blanca…
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!
El viento me ha traído
tu nombre en la mañana;
el eco de tus pasos
repite la montaña…
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!
En las sombrías torres
repican las campanas…
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!
Los golpes del martillo
dicen la negra caja;
y el sitio de la fosa,
los golpes de la azada…
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!

 
 
 

Post a comment.