VICENTE NÚÑEZ XI: Tesela V. Antonio Luis Albás, (2014)

 

EN Taormina —¿en Junio?—,

en el año catorce de la era de Augusto,

sitúo mi extravío,

jovencísimo dios de los perfumes.

Era tarde en la estancia,

y advertí, en lo disperso

de las pasas y el garum,

que, al menos esa noche,

fue muy frugal tu mesa.

Me arrodillé desnudo —estaba así

pactado—

para besar tu cuerpo,

y me invadió una ráfaga

de fétidos aromas.

Huí despavorido

hacia el camastro de tus servidores,

no del todo embriagados a esa avanzada hora.

Y fue con ellos donde

aspiré, gocé y supe

el perfume que arrancas

de quienes te rodean.

Más dioses que tú mismo,

Carísimo Diorísimo.

 

 

 

2 comments.

  1. Si este no es un poema erótico, que venga Eros y lo vea

  2. …Y erógeno, e incluso político.

    María del Águila Barrios

Post a comment.