EL MAKRO-ALCALDE. Por María del Águila Barrios

.

.

Micrófono en boca, Limones vocifera a lo Pino D’Angiò: —¡Ahora, cantemos todos!: «¿Qué idea?, ¿ma quale idea?… ¡Grande idea: Makro idea!…»—. El coro de vecinos, a voz en grito, repite el estribillo varias veces. El animador se anima con un discurso: —¡Ole que ole, y olé! ¡Alcalá es la reserva universal de las grandes superficies multinacionales! ¡Vengan todas y todos, no pueden ni dudar, porque todo lo grande cabe en Alcalá, y si no lo creen ¡pasen y vean!: la gran biblioteca del gran editor José Manuel Lara Jr., el gran auditorio-teatro de las riberas, el gran puente del Dragón, el gran Alcalá-Plaza, el gran Eroski y ¿ahora?, ¿cómo no? el gran Makro, el más Makro todavía, el único Makro que va a quedar en la ciudad más grande del sur de Europa—.

…………El coro de vecinos le aplaude, le jalea, algunos se emocionan, le sacan los pañuelos, le tocan palmas por tangos, pero, de repente…, alguien sube al escenario y le arrebata el micro al makro-alcalde y le espeta: —¿Y para los micros, es decir, para nosotros, qué ideas se te ocurren?—. Un concejal que está al quite, le arrebata el micro al vecino indiscreto, del que se encargan los guardaespaldas. Limones vuelve a animar al público: —¡Ahora, cantemos todos otra vez!: «¿Qué idea?, ¿ma quale idea?… ¡Grande idea!» ¡Ésta!, ¡ésta!, ¡ya la tengo!: un mercadillo en La Plazuela. Todo un fin de semana: un viernes, un sábado, y un domingo—. Fin de fiesta. Aplausos y vítores. El vecino preguntón ha sido conducido al Juzgado…

…………Noticia alcalareña: El mercadillo se celebró con buhoneros vendiendo baratijas, chorizos con más kilómetros que el baúl de la Piquer, dulces toledanos de polígono industrial, pulpos de Lugo que vaya usted a saber cuándo les dijeron en Lugo hasta lugo… Incluso bucaneros que a dos euros por niño se han hecho con un auténtico botín este fin de semana en una Alcalá más esperpéntica que goyesca.

………...Crítica local: Extraño y extemporáneo el mercadillo en el que de nuevo se ha gastado el dinero de los ciudadanos el Ayuntamiento de Limones. Es la segunda vez que estos desconocidos son traídos a Alcalá para llevarse los clientes de placeros, artesanos o tenderos del centro; la primera cuando se reurbanizó la calle Pescadería y la plaza de don Paulino, y tuvimos que soportar los humos de las fritangas y los aceites chorreantes de planchas de asar carne por cocineros improvisados bajo la plena canícula. ¿A quién han pagado los arbitrios municipales estos raros vendedores de chocherías? Suena a que se les ha eximido de los tributos. ¡Ay, Limones, qué mala leche tienes! ¿Cómo crees que te vamos a poder pagar tus continuas subidas del IBI si nos quitas el pan? ¿Por qué no conoces mejor tu pueblo, en vez de pasear por él, de higos a brevas, como un híbrido de Marqués de Bradomín y Tirano Banderas?


_____________

Para leer otros textos y colaboraciones de María del Águila Barrios, pinchar aquí mismo

2 comments.

  1. ¿Que Limones tiene mala leche? Si limón, seco. Si hembra, estéril. Si varón, baldío. ¿Cómo entonces va a tener mala leche esa transposición del Averno?

  2. Lo de mala leche es un suponer.Banal, frívolo… héroe de sí mismo: ruina de todos.

    María del Águila Barrios

Post a comment.