ASTURIAS PARIA QUERIDA. De la serie «RECORTES», Nº 23. Por Pablo Romero Gabella

«Barricadas, lanzamientos de voladoras (cohetes pirotécnicos), tuercas, rodamientos y todo tipo de objetos contundentes, carreras; botes de humo, heridos… El concejo asturiano de Langreo vivió ayer los enfrentamientos más duros de los mineros con las Fuerzas de Seguridad desde que hace ya veinte días comenzara la huelga del sector en Asturias. José Luis con voz muy ronca y un fuerte acento asturiano dice que las barricadas son la única forma de lucha que conoce. “Mi abuelo luchó en el 34, mi padre en el 62 y ahora me toca a mí”.  Allí mismo en Asturias en el 34, durante la Revolución de Octubre, se habían empleado por primera vez burros cargados de dinamita con la intención de lanzarlos contra Doval y López Ochoa. Pero, a mitad de camino, los burros siempre se volvían, con las mechas encendidas cada vez más cortas, convirtiéndose en un peligro grave para los mineros, que para espantarlos y obligarlos a dirigirse hacia su objetivo, les tiraban piedras, hasta que en una de estas vueltas y vacilaciones, los burros en medio de terrible estampido se volatilizaban en el aire.»

[ABC,  16 de junio de 2012, pág. 42 / El País,  17 de junio de 2012, pág. 24 / Juan Pedro Aparicio, La forma de la noche, Madrid, 1993, pág. 25]

2 comments.

  1. […] ASTURIAS PARIA QUERIDA. De la serie «RECORTES», Nº 23. Por Pablo Romero Gabella […]

  2. […] ASTURIAS PARIA QUERIDA. De la serie «RECORTES», Nº 23. Por Pablo Romero Gabella […]

Post a comment.