Posts from diciembre 2017.

COLOQUIOS (289): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 25]». TRILOGÍA (EL LOMITO ANDINO I). Gabi Mendoza Ugalde

 
 

VIVA EL PELO. Julio Romero de Torres

Viva el pelo
Julio Romero de Torrres
(1874-1930)

 
 

—Son viejas porque parecen jóvenes. ¡Córtenles el pelo y verán lo que hay debajo!

—Posiblemente, una cantante retirada.

—Ésta llega ya con el pelo cortado. En la calva lo que vemos es una cremallera.

—Al menos, al abrirla, tendremos la seguridad de que no nos encontraremos una vieja queriendo dar a entender que está en edad fértil.

—A veces, cuando se pretenden cazar dos liebres, puede ocurrir que no sea cazada ninguna (Rf. Akira Kurosawa). Pero prefiero lo que me decías en aquella tasca que también puede ocurrir que, aunque no sea cazada ninguna de las dos liebres, acabes cazando un conejo.

 
 

________________

 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (288): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 24]». TRILOGÍA (CI). Gabi Mendoza Ugalde

 
 

1 Lagoa 2003

Molde de la escultura del poeta Alves Redol
en el estudio del Maestro Lagoa Henriques
[Foto: LGV. Lisboa, 2003]

 
 

—Pues aquí estamos, con la fresca.

—Porque es nueva. Mañana veremos.

—Un artista sólo pinta con el color de su ceguera.

—El color de aquello sobre lo que aún no existen sus correspondientes aguijones: el del hombre libre.

—La voz es la piel del lenguaje.

—Su temblor, a veces, la pone como el terciopelo.

 
 

________________

 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (287): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 23]». TRILOGÍA (XCIII). Gabi Mendoza Ugalde

 
 

Resultado de imagen de Recogiendo el Centeno. Kazimir Malevich. (1912)

Recogiendo el Centeno
Kazimir Malevich
(1878-1935)

 
 

—Envidia el manco la soriasis del jornalero.

—Si la sarna no es con gusto, el jornalero al manco.

—Tráeme inmediatamente unas zapatillas, me dijo el pie del verso.

—Versos nómadas, cuyos pies hinchados aconsejan descalzarse las botas en la fonda donde pernoctan.

—En la Feria de Recoletos me compré unas gafas de viejo.

—Sí, para que no nos engañen los libros nuevos.

 
 

________________
 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (286): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 22]». LA ALCARRIA VI. Gabi Mendoza Ugalde

 
 

aguilar2013M.VERPI 5

Plaza octogonal
[Foto: Manuel Verpi (Aguilar, 2013)]

 
 

A María Antonia López-Berrio

 
 

—Ocurre con frecuencia que una colonia abandone su casa y llegue hasta el bosque donde se aloja en cualquier árbol hueco. Éste es sólo la protección externa de un hogar, mientras su estructura interna, no menos compleja, es obra de ellas mismas.

Semejante a la composición química de la grasa; las abejas segregan la cera con la parte inferior del abdomen que, en pequeñas escamas toman con sus patas y atenazan con su boca formando los pequeños sillares de una construcción que avanza desde arriba hacia abajo.

Del paralelo 40º 14´47″ al 37º 30´53″. En el siglo diecinueve, Juan Vicente Gutiérrez de Salamanca construye a la inversa su plaza. Lo cercano aproxima lo lejano.

—Somos árboles. Nuestras raíces existen. Pero al tener manos inventamos el hacha. La Historia podría ser también el relato sin fin de un radicidio continuo, en todo lugar y momento, por todos, con ocasión, unas veces de la necesidad y otras, demasiadas, de la locura.

Somos, por tanto, bosques nómadas y los otros. Somos lo previo, lo externo, y las abejas, cada una de ellas y la colonia misma.

También el aire, el peralte, la ascensión, unos caballos o un lago.

Quien desde la altura puede, porque debe, alcanzar la bajura, humano es y así va preparándose, con disciplina vieja, a sobrevivir también en la desconcertada orientación que supondrá la vida cuando nos hayamos muerto.

Que lo abierto nos recluya. En Ti confío.

 
 
________________
 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (285): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 21]». Gabi Mendoza Ugalde

 
 

Luz del sol
Vilhelm Hammershøi
(1864-1916)

 
 

—Mi casa (comento a A. enfadado), es un convento castellano en el centro de Andalucía. Y ahí está mi puto escudo que la defiende.

—¡Ay del día en que el centro de Andalucía no lo ocupe un convento castellano!
 
 
________________
 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»