Posts from enero 2015.

VICENTE NÚÑEZ XIX: Llueve. Antonio Luis Albás, (2014)

LluviaFotografía A.L. (2013)

Hoy que la lluvia vuelve
a la plaza ochavada,
me pierdo en aquel niño
que malversó sus lágrimas.

Cuando lloré, reían
las rosas. Solo, erraba
en el festín esquivo
de una alegría bárbara.

¿Durará esta hermosura
que se va con el agua
hacia otras sombras, como
el poema a su página?

Llueve, pero qué estéril
es ser por la palabra.
Mi corazón suspira
mientras la lluvia canta.

¿Y si un día el ensueño
de interrogar callara?
¿Y si un día…? Las nubes,
como los días, pasan.

COLOQUIOS (273): «TRILOGÍA SOBRE UN CONFERENCIANTE». Gabi Mendoza Ugalde

 

policíalocal1

Cocodrilo

(Foto: LGV París 2010)

 

1

—Como es muy largo da largas conferencias.
—El público no se atreve a darle largas porque es muy corto.
—Lo corto y lo largo no siempre son mensurables…

 

2

—No tiene dudas que le hagan titubear.
—No dudó ni se preocupó lo más mínimo por nadie.
—…Tiene al público asfixiado, sediento, exhausto…
—Y nada, lleva hora y media y parece, por lo que se le entiende, que le queda largo tiempo.
—Todo el nuestro nos lo ha arrebatado.

 

3

—No utiliza palabras, frases… Es otro fenómeno.
—De tipo monstruoso; y no es que tenga mal aspecto el conferenciante: es su conferencia lo que nos aterroriza.
—Tal vez por ser tan larga su nada.

 

TRISAGIO. Por José Manuel Colubi Falcó

 

Teófanes el Confesor

758-818

 

Todo tiene su historia justificativa o acreditativa. Sirva de ejemplo trisagio —de tris (tres veces) y hágios (santo)— que nos refiere Teófanes (Cronografía (A. M. 5930):

   «En este tiempo de Proclo […], hubo en Constantinopla grandes seísmos durante cuatro meses, de tal suerte que los bizantinos, aterrados, huyeron de la ciudad al llamado Campo, y pasaban allí los días elevando letanías con su obispo en sus súplicas a Dios. Pues bien, en una ocasión, cuando la tierra se movía como las olas y el pueblo todo clamaba “Señor, ten piedad” fervorosamente, de pronto, a la vista de todos, sucedió que un joven fue elevado a los aires por una fuerza divina y oyó una voz divina que le exhortaba a anunciar al obispo y al pueblo que suplicaran de este modo y dijeran: “Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal, apiádate de nosotros.” Y Proclo […], habiendo recibido esta sentencia, encomendó al pueblo cantar así, e inmediatamente paró el seísmo. La beata Pulqueria y su hermano [i.e. Teodosio II], muy admirados por la maravilla, decretaron que en toda la ecúmene se cantara este himno divino, y desde entonces todas las iglesias recibieron orden de cantarlo a Dios a diario.»

   Y también el Menologio: «El día 25 de septiembre, durante el reinado de Teodosio el Joven, se produjo un seísmo terrible, y […] hallándose todo el pueblo, con el basileo Teodosio y el patriarca Proclo […] fuera de la ciudad elevando súplicas a Dios en el Campo […] de repente un chiquillo era […] elevado hacia los aires mientras todos, sumidos en el estupor y el miedo, cantaban durante muchas horas el “Señor, ten piedad.” Mas de nuevo el chico fue bajado como sentado en una nube y con voz potente les exhortó diciendo que los coros de los arcángeles […] elevan a Dios el himno trisagio “Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal, apiádate de nosotros.” […] Y al punto entregó su alma a Dios y la agitación del seísmo cesó.»

 

BENDITOS «APÓSTATAS». De la serie «RECORTES», Nº 105. Por Pablo Romero Gabella

 

 tirandominiXOPI2010Tirando

Xopi

2010

 

«En enero de 1985, Mahmud Mohamed Taha, un intelectual que pretendía revisar algunos puntos del dogma del Islam, fue ahorcado públicamente. Preconizaba una “segunda misión del Islam” basada en los versículos más antiguos del Corán, revelados al Profeta en La Meca. Los consideraba como “un llamamiento a la responsabilidad y a la libertad”, en oposición a los versículos más recientes, revelados en Medina, relacionados con las contingencias de la época, en el momento en que el Profeta fundó un Estado. Esta interpretación fue considerada hereje por los ulemas tradicionales, por lo que fue acusado de apostasía.

   »Otra víctima fue el universitario Nasr Abu Zeid, acusado también de apóstata basándose en sus escritos. En diciembre de 1992, este profesor de la Facultad de Letras de la Universidad de El Cairo, presentó sus trabajos para acceder a  una cátedra. Basándose en un informe desfavorable emitido por otro profesor, también predicador y próximo a los Hermanos Musulmanes, se le negó el cargo con el pretexto de que el autor, antiguo marxista, no podía pretender escribir sobre el Islam. Nasr Abu Zeid proponía en efecto una lectura del texto coránico que, aunque consideraba que era una creación divina, estaba formulada con un lenguaje y unos conceptos propios para que fueran comprendidos en una sociedad del siglo VII y que, por tanto, podían ser objeto de una interpretación contemporánea que no fuera literal (por ejemplo, la esclavitud). Este planteamiento fue considerado sacrílego, tanto por su contenido como porque procedía de una personalidad laica y, a pesar del apoyo de numerosos intelectuales y universitarios, fue objeto de ataques virulentos de los miembros del establishment religioso próximo a los Hermanos Musulmanes. En mayo de 1993, con el pretexto de que se le había denegado la cátedra, unos abogados islamistas presentaron una demanda exigiendo la separación del matrimonio Abu Zeid, argumentando que este último, como apóstata, no podía seguir estando casado con una musulmana. Rechazada en un primer momento por el tribunal por el hecho de que los que habían presentado la demanda no tenían ninguna fuerza legal en el asunto, ésta fue finalmente instruida en nombre de una disposición de la sharia, la hisba, que estipula que todos los musulmanes pueden “dirigir el bien y perseguir el mal”. En junio de 1995, el tribunal de apelación de El Cairo divorció de oficio (y sin su consentimiento) a la pareja, que se refugió en los Países Bajos al mes siguiente, donde sigue viviendo actualmente.

 

   »Unos piensan en el camino de la religión,

otros creen estar en la vía cierta.

Temo que un día se levante una voz:

¡oh ignorantes!, la vía no es aquélla ni ésta».

 

[Gilles Kepel, La yihad. Expansión y declive del islamismo, Barcelona, 2002, págs. 397, 599 y 600 (traducción de Marga Latorre), 1ª ed. francesa, 2000/Omar Jayam, Rubaiyat, Madrid, 2007, pág. 169, traducción de Clara Janés y Ahmad Taherí, original en persa del siglo XII que se publicó íntegro por primera vez en Calcuta en 1859]

 

COLOQUIOS (272): «ASESINATO EN LA REVISTA». Gabi Mendoza Ugalde

 
revistasLGV 2010

 Revistas literarias ilustradas

[Foto: LGV 2010]

 

—No he escuchado a nadie decir que lo que ha ocurrido haya constituido, sobre todo, un atentado contra la vida y, antes que contra la libertad de expresión o la democracia, repito, contra la vida de todos los que la titulaban en tanto que personas y, ahora, son sólo muertos, objetos o, más bien, cosas a disposición del tráfico de tales.

—Matar, rematar… Muerte y más muerte allí y aquí.

—Todo esto es monstruosidad de humanos: no de Dios.

—Desde luego no puede ser a Él a quien invocan los asesinos de cualquier lugar, tiempo y casta. A saber: no es un dios sino un humano deshumanizado.

 

«JE SUIS CHARLIE HEBDO». De la serie «RECORTES», Nº 104. Por Pablo Romero Gabella

 

La libertad guiando al pueblo

Eugène Delacroix

1798-1863

 

«La libertad humana comprende primero la libertad de conciencia en el más comprensivo de sus sentidos; la libertad de pensar y sentir; la más absoluta libertad de pensamiento y sentimiento sobre todas las materias, prácticas o especulativas, científicas, morales o teológicas. La libertad de expresar y publicar las opiniones que es prácticamente inseparable de la libertad de pensamiento. En segundo lugar, la libertad humana exige libertad en nuestros gustos y en la determinación de nuestros propios fines; libertad para trazar el plan de nuestra vida aun cuando puedan pensar que nuestra conducta es loca, perversa o equivocada. No tengo hijos, ni esposa, ni coche, ni crédito. Esto puede sonar un poco pomposo, pero lo cierto es que prefiero morir de pie que vivir de rodillas. Hay que continuar hasta que el islam pueda ser tan criticado como el catolicismo».

[John Stuart Mill, Sobre la libertad, Madrid, 1997, págs. 98-99, traducción de Pablo de Azcárate (1ª edición en inglés, 1859)/Citas de Stéphane Charbonnier, “Charb”, director de la revista Charlie Hebdo y asesinado en París el 7 de enero de 2015, en El País, 8 de enero de 2015, pág. 5]

 

_________________

 

HUMILDEMENTE. Poema para «Franquía» de Carmen Mioara (Madrid, 6 de marzo de 2010)

 

COLOQUIOS (271). Gabi Mendoza Ugalde

 

carmona2015M.Verpi

[Foto: Manuel Verpi . Carmona 2015]

 

—¡¿Mesi…?! Me pregunto ¿Mesi?

—Sí, mujer: un muebli que con sillis y sillonis y otros mueblis conforman lo que hay dentro de un saloni.

—Entonces… ¿No es un jugador de balompié?

 

______________

 

   FÚTBOL EN «CARMINA»:

 

COLOQUIOS (263): «EJE DE CAPICÚA». Gabi Mendoza Ugalde

COLOQUIOS (255). Gabi Mendoza Ugalde

COLOQUIOS (161): «TRILOGÍA CULTURAL». Gabi Mendoza Ugalde

ROSA DÍEZ A RAJOY. PLENO 11.VII.2012. Gabi Mendoza Ugalde

COLOQUIOS (154): «TRILOGÍA DE PELOTAS». Gabi Mendoza Ugalde

DONDE TRIUNFAN LOS PODEROSOS. Viñeta de Javier García

 

LAS ABARCAS DESIERTAS. Cuando la víspera de los Reyes Magos, a propósito de un homenaje de «CARMINA» al poeta MIGUEL HERNÁNDEZ (1910-1942)

 

jugueteríacarmonenseM.Verpi2014 2

Juguetería

[Foto: Manuel Verpi (Carmona 04/01/2015)]

 

   Por el cinco de enero,

cada enero ponía

mi calzado cabrero

a la ventana fría.

 

   Y encontraban los días,

que derriban las puertas,

mis abarcas vacías,

mis abarcas desiertas.

 

   Nunca tuve zapatos,

ni trajes, ni palabras:

siempre tuve regatos,

siempre penas y cabras.

 

   Me vistió la pobreza,

me lamió el cuerpo el río,

y del pie a la cabeza

pasto fui del rocío.

 

   Por el cinco de enero,

para el seis, yo quería

que fuera el mundo entero

una juguetería.

 

   Y al andar la alborada

removiendo las huertas,

mis abarcas sin nada,

mis abarcas desiertas.

 

   Ningún rey coronado

tuvo pie, tuvo gana

para ver el calzado

de mi pobre ventana.

 

   Toda la gente de trono,

toda gente de botas

se rió con encono

de mis abarcas rotas.

 

   Rabié de llanto, hasta

cubrir de sal mi piel,

por un mundo de pasta

y un mundo de miel.

 

   Por el cinco de enero,

de la majada mía

mi calzado cabrero

a la escarcha salía.

 

   Y hacia el seis, mis miradas

hallaban en sus puertas

mis abarcas heladas,

mis abarcas desiertas.

[Miguel Hernández (1910-1942)]

 

__________________

LA ADORACIÓN DE LOS MAGOS. Mateo 2, 1-12

VIAJE DE LOS MAGOS. T. S. Eliot (1888-1965)

EL CAMELLO. Por Gloria Fuertes

__________________

ME LLAMO BARRO AUNQUE MIGUEL ME LLAME. Centenario de un nacimiento: 1910-2010. Por Enrique Martín Ferrera (Julio de 2010)

«ME LLAMO BARRO AUNQUE MIGUEL ME LLAME» AHORA EN PAPEL

 

AL PRINCIPIO ERA EL VERBO. Juan 1, 1-18

 

caos (mármol) Manolo López

Caos

(mármol)

Manuel Melquisedec

 

1 Al principio era el Verbo,
y el Verbo estaba en Dios,
y el Verbo era Dios.
Él estaba al principio en Dios.
3 Todas las cosas fueron hechas por Él,
y sin Él no se hizo nada de cuanto ha sido hecho.
En Él estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.
La luz luce en las tinieblas,
pero las tinieblas no la abrazaron.
Hubo un hombre
enviado de Dios,
de nombre Juan.
Vino éste a dar testimonio de la luz,
para testificar de ella
y que todos creyeran por él.
No era él la luz,
sino que vino a dar testimonio de la luz.
Era la luz verdadera
que, viniendo a este mundo,
ilumina a todo hombre.
10 Estaba en el mundo
y por Él fue hecho el mundo,
pero el mundo no le conoció.
11 Vino a los suyos,
pero los suyos no le recibieron.
12 Mas a cuantos le recibieron
dioles  poder de venir a ser hijos de Dios,
a aquellos que creen en su nombre;
13 que no de la sangre,
ni de la voluntad carnal,
ni de la voluntad de varón,
sino de Dios son nacidos.
14 Y el Verbo se hizo carne
y habitó entre nosotros,
y hemos visto su gloria,
gloria como de Unigénito del Padre,
lleno de gracia y de verdad.
15 Juan da testimonio de Él clamando:
Éste es de quien os dije:
El que viene detrás de mí
ha pasado delante de mí,
porque era primero que yo.
16 Pues de su plenitud recibimos todos
gracia sobre gracia.
17 Porque la Ley fue dada por Moisés,
la gracia y la verdad vino por Jesucristo.
18 A Dios nadie le vio jamás;
Dios unigénito, que está en el seno del Padre,
ése nos le ha dado a conocer.

 

________________

 

LA ANUNCIACIÓN DE JESÚS. Lucas 1, 26-38

LA ADORACIÓN DE LOS MAGOS. Mateo 2, 1-12

FICCIÓN DE NAVIDAD. De la serie «RECORTES», Nº 103. Por Pablo Romero Gabella

ZAGALEJOS, VENID AL PORTAL. Poema de autor anónimo del siglo XVII con fotografía de Manuel Verpi 2014

PORTALICO DIVINO (1606). Francisco de Ávila

ERES NIÑO Y HAS AMOR. Fray Íñigo de Mendoza (1425-1507)

NAVIDAD, 2014. Antonio Luis Albás y de Langa

NAVIDAD. 100 AÑOS DE «PLATERO Y YO». Homenaje de «CARMINA» al poeta Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

AL NACIMIENTO DE CRISTO NUESTRO SEÑOR. Luis de Góngora y Argote (1561-1627)

LA PALMERA. Gerardo Diego (1896-1987)

NATIVIDAD. Vicente Núñez

PALIQUES DE LA VIRGEN EN LA MAÑANA DEL NIÑO (AÑO DE 1954). Vicente Núñez

NACIMIENTO DE MARÍA. Por José Manuel Colubi Falcó

LA GRAVIDEZ DE MARÍA. Por José Manuel Colubi Falcó

JOSÉ VA A EMPADRONAR A SU FAMILIA. Por José Manuel Colubi Falcó

LA ANUNCIACIÓN (1472-1475). Pintura de Leonardo da Vinci (1452-1519)

NAVIDAD 2013, Antonio Luis Albás

LA ANUNCIACIÓN DE MARÍA. Por José Manuel Colubi Falcó