Posts categorized “Coloquios”.

COLOQUIOS (289): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 25]». TRILOGÍA (EL LOMITO ANDINO I). Gabi Mendoza Ugalde

 
 

VIVA EL PELO. Julio Romero de Torres

Viva el pelo
Julio Romero de Torrres
(1874-1930)

 
 

—Son viejas porque parecen jóvenes. ¡Córtenles el pelo y verán lo que hay debajo!

—Posiblemente, una cantante retirada.

—Ésta llega ya con el pelo cortado. En la calva lo que vemos es una cremallera.

—Al menos, al abrirla, tendremos la seguridad de que no nos encontraremos una vieja queriendo dar a entender que está en edad fértil.

—A veces, cuando se pretenden cazar dos liebres, puede ocurrir que no sea cazada ninguna (Rf. Akira Kurosawa). Pero prefiero lo que me decías en aquella tasca que también puede ocurrir que, aunque no sea cazada ninguna de las dos liebres, acabes cazando un conejo.

 
 

________________

 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (288): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 24]». TRILOGÍA (CI). Gabi Mendoza Ugalde

 
 

1 Lagoa 2003

Molde de la escultura del poeta Alves Redol
en el estudio del Maestro Lagoa Henriques
[Foto: LGV. Lisboa, 2003]

 
 

—Pues aquí estamos, con la fresca.

—Porque es nueva. Mañana veremos.

—Un artista sólo pinta con el color de su ceguera.

—El color de aquello sobre lo que aún no existen sus correspondientes aguijones: el del hombre libre.

—La voz es la piel del lenguaje.

—Su temblor, a veces, la pone como el terciopelo.

 
 

________________

 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (287): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 23]». TRILOGÍA (XCIII). Gabi Mendoza Ugalde

 
 

Resultado de imagen de Recogiendo el Centeno. Kazimir Malevich. (1912)

Recogiendo el Centeno
Kazimir Malevich
(1878-1935)

 
 

—Envidia el manco la soriasis del jornalero.

—Si la sarna no es con gusto, el jornalero al manco.

—Tráeme inmediatamente unas zapatillas, me dijo el pie del verso.

—Versos nómadas, cuyos pies hinchados aconsejan descalzarse las botas en la fonda donde pernoctan.

—En la Feria de Recoletos me compré unas gafas de viejo.

—Sí, para que no nos engañen los libros nuevos.

 
 

________________
 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (286): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 22]». LA ALCARRIA VI. Gabi Mendoza Ugalde

 
 

aguilar2013M.VERPI 5

Plaza octogonal
[Foto: Manuel Verpi (Aguilar, 2013)]

 
 

A María Antonia López-Berrio

 
 

—Ocurre con frecuencia que una colonia abandone su casa y llegue hasta el bosque donde se aloja en cualquier árbol hueco. Éste es sólo la protección externa de un hogar, mientras su estructura interna, no menos compleja, es obra de ellas mismas.

Semejante a la composición química de la grasa; las abejas segregan la cera con la parte inferior del abdomen que, en pequeñas escamas toman con sus patas y atenazan con su boca formando los pequeños sillares de una construcción que avanza desde arriba hacia abajo.

Del paralelo 40º 14´47″ al 37º 30´53″. En el siglo diecinueve, Juan Vicente Gutiérrez de Salamanca construye a la inversa su plaza. Lo cercano aproxima lo lejano.

—Somos árboles. Nuestras raíces existen. Pero al tener manos inventamos el hacha. La Historia podría ser también el relato sin fin de un radicidio continuo, en todo lugar y momento, por todos, con ocasión, unas veces de la necesidad y otras, demasiadas, de la locura.

Somos, por tanto, bosques nómadas y los otros. Somos lo previo, lo externo, y las abejas, cada una de ellas y la colonia misma.

También el aire, el peralte, la ascensión, unos caballos o un lago.

Quien desde la altura puede, porque debe, alcanzar la bajura, humano es y así va preparándose, con disciplina vieja, a sobrevivir también en la desconcertada orientación que supondrá la vida cuando nos hayamos muerto.

Que lo abierto nos recluya. En Ti confío.

 
 
________________
 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (285): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 21]». Gabi Mendoza Ugalde

 
 

Luz del sol
Vilhelm Hammershøi
(1864-1916)

 
 

—Mi casa (comento a A. enfadado), es un convento castellano en el centro de Andalucía. Y ahí está mi puto escudo que la defiende.

—¡Ay del día en que el centro de Andalucía no lo ocupe un convento castellano!
 
 
________________
 
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 
 

COLOQUIOS (284): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 20]». LA ALCARRIA V. Gabi Mendoza Ugalde

 
Rota 2010 LGV 1

[Foto: LGV Rota 2010]

 

—A menudo, cerca del Colmenar, mientras paseo, previsibles e inesperadas, las veo posarse en romero, espliego, tomillo, genista, o ajedrea.

   Bola de masa, su miel es mejor y más homogénea cuanto más brownianos y diferenciados son sus deambulares. Lo diverso construye lo global.

—De las cimas parten los orígenes de las vertientes. Fuente de fuentes, a veces, no sólo marchan a conquistar las superficies sino también las entrañas de los macizos montañosos. Lo diverso sería lo que brota, se derrama, fluye, mana…, por fuera o por dentro; y el mar su construcción.

 

________________
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»

 

COLOQUIOS (283): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 19]». LA ALCARRIA IV. Gabi Mendoza Ugalde

 

porGandul12042014ODP 1

Flor en Gandul

[Foto: ODP 2014]

 

—Derivadas de aquellas otras que al principio del XVI plantase Luis Hurtado de Mendoza, crecen flores de azafrán silvestre aquí también llamadas de no merendar, que en noviembre, son mecidas por un viento húmedo y frío. Código que sólo ahora nosotros comenzamos a descifrar.

   Tejido o texto. A unos pequeños pétalos, en el camino de la Calera, la brisa anuncia el un
iverso.

—Sólo a lo pequeño puede allegar lo grande.

   Juntarlo en nosotros mismos habría de ser nuestro fin principal (ya sabemos que los sentidos de una sola acción son infinitos, y los sinsentidos también).

   Qué pequeños ante el mar o las montañas, o el viento o la lluvia, o los bosques…, sólo unos ojos que miran con un gran ánimo de ver. Qué inmenso puede ser lo más diminuto.

 

________________
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»

 

COLOQUIOS (282): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 18]». LA ALCARRIA III. Gabi Mendoza Ugalde

 

 Río Tajo por la Alcarria 2008Río Tajo por la Alcarria
[Foto: ODP 2008]

 

—En el verde del agua, un leño de madera que cae induce ondas que se propagan e introducen otro tiempo en el tiempo. El mundo, por un momento subsistente, avanza hacia su norma plata. De nuevo El Tajo.

—Y también escuchábamos, recuerdo, voces, inconfundiblemente humanas, pero que los ignorantes creen de peces que imploran ser pescados.

   El tono es, a veces, el íntimo de la conversación sobre asuntos graves; en otras ocasiones, suenan órdenes o las interjecciones propias del miedo.

   Fluye limpio como la esmeralda rebosando de agua y de ecos un río que nada ha olvidado ni a nadie. Las vidas, las nuestras, no llegaron ni al mar ni al morir. Con El Tajo no acertó D. Jorge.
 
 
Driebes ODP 2008 1

Driebres

[Foto: ODP 22/08/2008]

 
________________
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 

COLOQUIOS (281): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 17]». LA ALCARRIA II. Gabi Mendoza Ugalde

 

fuego 2-1 2009 LGV

Fuego 2

[Foto: LGV 2009]

 

—En el sistema newtoniano de los planetas triunfa una matemática precisa. Mientras que en el Valle, algo más abajo, atento a los meteoros, un labrador, que se levantó con el sol y vive la unión de tres tiempos, escavana la tierra que previamente abonó y sembró. Es posible que mañana llueva.

—El matemático y físico matemático Joseph Louis Lagrange (1736–1813), dijo que «Newton fue el más grande genio que ha existido y también el más afortunado dado que sólo se puede encontrar una vez un sistema que rija el mundo». Aun así no le sirvió para prever, ni evitar, el incendio que en 1692 destruyó su laboratorio y todos sus apuntes.

   Nunca nadie, ni siquiera Newton, podrá sorprender al fuego. Ni nada de lo que ocurra podrá dejar más huella que su estallido, siempre súbito.

   Después de aquella catástrofe enfermó gravemente de la cabeza. Se volvió de un humor raro. Nadie se le podía acercar porque se irritaba por cualquier cosa. Sus amigos, no obstante, le trataban amorosamente, y todos creyeron que dos años después ya estaba curado; pero su trabajo, propio del genio que sin duda fue, tan brillantemente iniciado, quedó, en realidad, parado para siempre.

   No reanudó nunca más los experimentos de química que estaba realizando en la época de aquel fuego, originado en el laboratorio mismo. No publicó más obras nuevas notables, limitándose a ediciones de las obras anteriores, o a ediciones de obras inéditas escritas mucho tiempo antes.

   El hombre aislado en su despacho se fue con las llamas.

   Luego vino otro al que la reina Ana nombró Sir, mundano, y muy presente en la alta sociedad londinense donde lucía elegancia y maneras aristocráticas, y presumía más de su ingreso en la nobleza británica que de cualquier otro hecho de su vida. Murió en el campo con casi ochenta años.

 
________________
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»
 

COLOQUIOS (280): «TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS” [Nº 16]». LA ALCARRIA I. Gabi Mendoza Ugalde (A Amarie, que siempre supo ver en Castilla la gran presencia del cielo)

 
Caspar David Friedrich por Gerhard von Kügelgen

Caspar David Friedrich

[Detalle]

(1774-1840)

por Gerhard von Kügelgen

(1772-1820)

 

—«…el taller permanece como siempre fue, un vasto espacio vacío, de un vacío absoluto», escribe a su familia Caspar David Friedrich en 1833.

   Ni siquiera el más pequeño dibujo. Muros limpios, una silla para las personas que pasan, una tabla y un caballete. Los tubos de colores, las pinturas, acabadas o inacabadas, sus carnets de estudios… todo estaba relegado a una pieza adyacente, bajo el pretexto de que los objetos ejercen en la producción de imágenes, cualquiera que éstas sean, un irreprimible poder de perturbación.

 En cierta ocasión, Gerhard von Kügelgen, amigo de Friedrich asesinado en 1820, comparó el taller al cráneo desvencijado de un príncipe muerto.

   La pintura de Friedrich es resultado de una constante empresa de despojo y desnudamiento; y es hermosa, sobre todo, por lo que está ausente de ella.

—En el devenir de los milenios unas manos sólo pueden atrapar el tiempo de un remoto meteorito cuya gloria dura muy poco. Friedrich supo que nada debía necesitar para ser en su hacer, así se liberaba de lo que ocupa en el alma un afán inútil, y además se liberaba de engañar a otros, anularlos, hacerle zancadillas, matar, si fuere menester. Supongo que llegó a ser un hombre bueno, en el sentido machadiano, al descubrir esa, digamos, verdad, en ese instante mínimo que supone la duración de la vida, el Tiempo, y que aún le siguieran sobrando años al viajero para contemplar las nubes al crepúsculo desde la cima de una gran montaña.

 
________________
 
«TRAS EL NAUFRAGIO DE “DIÁLOGOS”»