Posts categorized “Música y Danza”.

O LAB.CULT TEM O PRAZER DE DIVULGAR

DOS FOTOGRAFÍAS DE PEPITO HOYS. Años 30.

 

 

De izquierda a derecha Pepe Fernández Alba con la trompeta, su hermano Rafael con el saxo tenor, Antonio Gutiérrez Medina con un banyo, Pepito Hoys a la batería (autorretratado), Expedito Fernández Alba tocando el saxo bajo, Enrique Valverde con el trombón y Vicente Piña González al bajo.  Alcalá de Guadaíra (1932)

 

 

Vicente Piña González (1906-1989), instrumentista de la tuba (Alcalá de Guadaíra, 1938)

 

<< Fue su predilección un instrumento musical de viento, hecho de cobre, de perforación cónica, con llaves y con tres o seis pistones, que si son más de tres se toca con ambas manos, llamado bugle, o bombardino bajo, o bombardón, o tuba. Conocido también como el contrabajo de los metales. Es el más grande de los instrumentos de metal. A veces puede pesar más de veinte kilos. Usado especialmente en las bandas de música, donde va a desempeñar el papel de bajo, por lo que también se le denomina así. >>

(Fragmento de Historias vidas, por ODP y LGV)

MÚSICOS SOBRE UN PUENTE LLAMADO CARLOS. Fotografías de Lauro Gandul Verdún (Praga, 1991 y 1994).

 

 

 

 

 

 

 

 

NIÑO ELÍAS Y LAURO GANDUL. Dibujo a tinta de Luis Caro, 1998.

 

POEMA PARA GUITARRA SOLA (A NIÑO ELÍAS). Lauro Gandul Verdún (Buenos Aires, 2006).

poemas para guitarra sola (lectura) 25-9-09 Foto J.G.Declamación de ‘Poema para guitarra sola’ por Ángela, Jaqueline, Moisés, Esperanza y Lauro; acompañados por Alberto a la guitarra (Foto: Julio García, 25-09-09)

 

1

SIEMPRE al crepúsculo
Tal vez por las laderas del Cerro de Villalba
Su andar ya es música

Ya es música su hablar
Su voz
Sus maneras
Su mirar

Ya es música su estar
Hasta su última fibra
Todo su grande ser
Su estatura
Sus silencios

Por lo flamenco
Y por lo fino.

2

COMO la tempestad o el viento mismo
Como las montañas
Como la generosidad del planeta

Así su música

Pura acción entre los árboles
Retama
Romero
Rocío

Su guitarra es un bosque
Una memoria
Todo un pueblo de seres divinos

Así su música

Como la luz de algunos sueños.

3

SUS manos en la guitarra
Aman

Es simplemente el amor
Que suena

Belleza cierta
Las cuerdas te suscitan.

4

A menudo es un río joven a saltos sobre las rocas
Un río apenas nacido lleno de la inocencia
Recién brotado
Un río limpio

Mucho después cruza ciudades que en el llano extienden sus
suburbios

En la desembocadura
Nos hablará de la muerte

Mas en el mar
Vuelve a nacer
Y todo es inmenso.

5

COMO el agua clara y fría de la cumbre
Entonces no tenías porqué llorar

Mucho después
Sin perder la gracia nunca
Tal vez

Así nos contarás sobre lo perdido
Sobre el tiempo de nuestro pasar por la vida
Con la realidad y el deseo en las manos
Para saber también de la alegría
De soñar escuchando tu son

Guitarra
Llores o rías
Te abres y te anchas
Más que el horizonte

Tú puedes en el cielo del día ser el sol
Y en la noche todos los astros.

6

NO llora
Somos nosotros

Ella es tiempo

No ríe
No sufre
No goza
No muere
Somos nosotros

Ella es tiempo

Alma mía
Colmada por su son
De eternidad.

7

DULCE y firmemente prendidos
El son de las cuerdas nos lleva
A un continente nuevo

Nos cantan al toque de unos dedos
Y nos cuentan
Sin palabras
Historias
Qué milagro

Luego el descubrimiento
Se desvanece
Como los sueños al despertar
Pero
No hay olvido para el alma

Queda la memoria
Y la fantástica impronta
De la risa y del llanto.

8

PARA nada me sirven los ojos
Los tenga abiertos o cerrados los tenga
Nada ven

Porque sólo soy alma

Sin piel
Sin carne
Sin huesos

Sólo soy alma
Derramada en la tierra
Disuelta
En el aire

Alma
No sé

Cuando tu guitarra suena
En la madrugada…

9

AHORA la lluvia de invierno
Fuera
Mojando el mundo
De agua fría y nostalgia

Llórala un cielo gris
Que todo lo llena de melancolía

Ahora tu guitarra suena como esta lluvia

Notas o gotas
Es lo mismo en estos conciertos.

10

OH la voz de hombres y mujeres
Afines a su toque

Como el vuelo de graves pájaros así la voz
Sigue como luz en la noche
Como destino
El son de su guitarra
Transida de ritmo y de sangre.

Niño Elías y Lauro Gandul. Dibujo a tinta de Luis Caro, 1998.

MÚSICA EN CARMINA.


“>

NOTA

Poco más de veinte años después de la muerte de Glenn Gould, el Doctor Timothy Maloney, gran admirador de Andalucía, diagnosticó que el pianista había padecido el síndrome de Asperger. A grandes rasgos, una especie de ceguera emocional.

Por mi parte, he elegido las Variaciones Goldberg como pequeño homenaje a Glenn Gould. Saludos al Doctor. A.L.A.

MOZART: RETRATO INACABADO. Por Enrique Martín Ferrera (Julio de 2009).

mozart-retrato-inacabado-joseph-lange-1789-1790-mozart-museum-salzburgo
Retrato inacabado (1789-1790), por Joseph Lange (Mozart Museum de Salzburgo).

Mas qué verán los ojos -¿niño, hombre?-
que así penetran más allá del límite.

(Revelación de Mozart, Gerardo Diego)

Siempre que miro este retrato – ¿quién podría preferir, por acabado o galante, otro distinto?- pienso en unas palabras dirigidas por Leopold Mozart a su hijo: Cuando estabas inmerso en la música, tu rostro expresaba tanta seriedad…, le recuerda el padre en una carta de 1778.

More… »

UN BICHO EN EL CASTILLO DE ALCALÁ DE GUADAÍRA. Fotografías de Olga Duarte Piña y Lauro Gandul Verdún (10 de Julio de 2009)

elbicho-1

.

elbicho-2

.

elbicho-3

4

elbicho-4

.

ISRAEL GALVÁN EN EL PATIO DE ARMAS DEL CASTILLO DE ALCALÁ DE GUADAÍRA. Fotografías de Lauro Gandul Verdún (5 de Julio de 2009).

1

israel-galvan-en-alcala-5-7-09-1

2

israel-galvan-en-alcala-5-7-09-2

3

israel-galvan-en-alcala-5-7-09-3

4

israel-galvan-en-alcala-5-7-09-4

5

israel-galvan-en-alcala-5-7-09-5

6

israel-galvan-en-alcala-5-7-09-6

LOS EXPEDITO Y LA MÚSICA (fragmento) («Historias de vidas» Olga Duarte Piña y Lauro Gandul Verdún, 2007)

 

 


De izquierda a derecha,
José, Rafael y Expedito Fernández Alba con el uniforme de la Banda Obrera
en Alcalá de Guadaíra, 1931.
Foto de autor anónimo,
cedida por Expedito Fernández Fernández

 

La Banda Obrera supuso un fenómeno insólito, puesto que a duras penas conseguían los pueblos de entonces que sus ayuntamientos crearan o ayudaran a crear una banda municipal. En la Alcalá de los años treinta van a ofrecer conciertos y pasacalles tanto la oficial como esta otra surgida de la voluntad y el arte de un puñado de guarnicioneros, horneros, toneleros, caleros, zapateros, carpinteros, panaderos…, hechos músicos por Rafael Fernández Alba. A veces coincidían al dar sus conciertos: cuando una tocaba en el Duque, la otra lo hacía en la Plazuela.

            La Orquesta Hollywood, que era más bien una jazz-band formada por tan sólo siete u ocho miembros, permitía una mayor capacidad de movimiento y ser contratada más veces para tocar en locales donde la banda no tenía cabida, y por entidades diversas: no iba a tocar la banda en las terrazas del hotel Oromana y sí la orquesta, o en una caseta de feria o en el pequeño cine del Pere-Gil. Nos atrevemos a sugerir que probablemente la pequeña Orquesta Hollywood financiara una parte importante de los gastos de funcionamiento de la banda, y al revés. Todos los músicos de la Hollywood pertenecían a la Banda Obrera. Al mismo tiempo, la actividad de la jazz-band, tanto los ensayos como las funciones públicas, serviría además como laboratorio musical en el que experimentaban con los nuevos ritmos venidos de los Estados Unidos, aunque en las veladas y bailes donde actuaban no faltaban pasodobles o tangos. Sería curioso poder hoy, si hubieran quedado grabaciones de la Orquesta Hollywood y de la Banda Obrera, analizar las recíprocas repercusiones, estrictamente musicales, en la manera de ejecutar una y otra sus respectivos repertorios. En cualquier caso todos los músicos de ambos conjuntos habían tenido que costearse sus instrumentos y el encargo de sus uniformes en la sastrería, y no perder el tiempo desde que salían de sus trabajos para no llegar tarde a los ensayos en la casa que Rafael Alba, tío de Rafael, poseía en la calle Coracha frente a la calle Gloria.

            Hay una anécdota que Vicente Piña contaba sobre la banda obrera, acerca de una vez que para ensayar un pasacalle contrataron un camión que los llevara al campo, cerca del lugar conocido como El Junco. Se pusieron a tocar a compás de marcha y en formación, sin darse cuenta de que estaban junto a un cercado de toros. La música atrajo a los animales y los músicos se asustaron y a toda prisa como pudieron se subieron al camión. Pero las bestias no se habían aproximado para embestirlos, sino para escucharlos, atraídas por aquellos sonidos, tan extraños en aquel lugar. Sin dar muestras de fiereza alguna allí se quedaron los toros parados como apreciando la belleza de las notas. Y los músicos decidieron bajarse del camión y continuar con el ensayo del pasacalle ante un público de mansos cuadrúpedos.

            La Guerra Civil fulminó el sueño de los Expedito. La Orquesta Holliwood y la Banda Obrera desaparecieron. (…)