Posts categorized “Vicente Núñez”.

VICENTE NÚÑEZ. 2017.

HOMENAJE A VICENTE NÚÑEZ. COSMOPOÉTICA 2006. (I). Antonio Luis Albás, (2015)

 

 

BUENAS MUJERES PARA SER CABALLOS (ACRÍLICO SOBRE TABLA) Y CINCO DETALLES. PINTURA DE GINÉS LIÉBANA 1979. Homenaje del fotógrafo Lorenzo del Término al poeta Vicente Núñez (2015)

 

ginésliébana1980 3

 Buenas mujeres para ser caballos

Ginés Liébana

1979

[Museo de Bellas Artes de la ciudad de Córdoba]

 

Det. 1

ginésliébana1980 4

 

Det. 2

ginésliébana1980 10

 

Det. 3

ginésliébana1980 9

 

Det. 4

ginésliébana1980 8

 

Y det. 5

ginésliébana1980 7

 

VICENTE NÚÑEZ XIX: Llueve. Antonio Luis Albás, (2014)

LluviaFotografía A.L. (2013)

Hoy que la lluvia vuelve
a la plaza ochavada,
me pierdo en aquel niño
que malversó sus lágrimas.

Cuando lloré, reían
las rosas. Solo, erraba
en el festín esquivo
de una alegría bárbara.

¿Durará esta hermosura
que se va con el agua
hacia otras sombras, como
el poema a su página?

Llueve, pero qué estéril
es ser por la palabra.
Mi corazón suspira
mientras la lluvia canta.

¿Y si un día el ensueño
de interrogar callara?
¿Y si un día…? Las nubes,
como los días, pasan.

VICENTE NÚÑEZ XVIII: Fragmentos y Puesta del Sol. Antonio Luis Albás, (2014)

 

 

En tanto que de rosas

hacemos una piña…

 SAN JUAN DE LA CRUZ

 

La cueva sin nadie que conocía el agua

y las espátulas de pizarra del mar contra las rocas

no eran una música más arriba,

o que provocasen siquiera frente a barcas de palo.

El frío del Altísimo,

tras la solar hoguera de los montes,

un silbido espeso derramó y palpitábamos.

«Ángeles son, y no contadas naves».

Y cuando lo decías,

sin ese esfuerzo que inutiliza el recuerdo,

un pecho tierno me brotó de repente:

ángeles son, dejados a su avío;

en tanto que de gozo se me apiñó la dicha.

Carmelitas Descalzas Aguilar Vicente%2009

VICENTE NÚÑEZ XVII: Fragmentos. Antonio Luis Albás, (2014)

 

Por afinidad de estilo y por amistad está cerca de Cántico; es de su estirpe; una especie de hermano menor de este Grupo Poético; la riqueza verbal y expresiva distinguió a esta generación de polígrafos que surgió en Córdoba en los años cuarenta; también el humor, la ironía y el sarcasmo…

…Es fundamental el humor en la poesía de Pablo, de Ricardo, pero en su vida muchísimos más, pero además el humor también en los dos pintores que forman parte de Cántico, Ginés Liébana y Miguel del Moral. Y continúa siéndolo; el sentido rápido, eminentemente andaluz; el chispazo, las formas, incluso métricas, aplicadas a lo raso de cada momento; eso es de un manejo exclusivamente de Cántico… En este sentido, un andaluz es la cosa más limpia, más proyectiva que hay, en el mundo.

Somos hondos, reflexivos, graciosos, concentrados, leales; habladores, ensimismados, fieles, amistosos, largos de corazón; cortos de tacañerías…

VICENTE NÚÑEZ XVI: Fragmentos. Antonio Luis Albás, (2014)

 

   Pero me llama la atención que todo este mundo pueda convivir junto con el de las tabernas, con las mesas de juego del dominó… con el mundo de tu pueblo…

Sí, es curioso lo que dices, pero eso también revela que los textos existenciales tienen una pesantez y una sintaxis no del todo conocida, ni sabida, ni asumida, ni estudiada; se impone por el espíritu sintáctico ordenador, ordenativo, que era el sujeto, el verbo y el predicado…

Una sintaxis no es mas que una voluntad de orden, eso se revela en una taberna… se impone; la voluntad de sintaxis, la desorganización de los elementos que están dispersos en cualquier ámbito pueden ser ordenados con una expresión superior a los de la literatura. La literatura ahí ya no tiene ahí nada que decir; se revela otro orden, otro lenguaje, otro discurso, otra lectura del texto de la vida. Las faltas garrafales pueden ser, en ese contexto, grandes éxitos de lenguaje, de expresión, de cinematografía, de posibilidad, de frescor, de comunicación.

Ahora mismo lo estoy yo percibiendo, qué duda cabe, no a través del silencio que se impone como un paréntesis obligado, sino de lo que intuyo y entreveo que hay dentro de ese paréntesis… que quizá tú no percibas porque no vives aquí, no frecuentas este bar. Ése paréntesis no está vacío, está lleno de un texto. Y hay un paréntesis sin duda, y de qué calibre; quizá irrepetible, quizá único o por lo menos irrepetible. Las irrepetibilidades imponen textos. Luego se ensueñan. Y el sueño lo borra todo. No. No lo borra, ¿del todo no… verdad?; ¿tú qué opinas?. Lo recrea. ¿Lo recrea…?

VICENTE NÚÑEZ XV: Teoría de los Ángeles. (Jueves XXVI del TO, de los Ángeles Custodios). Antonio Luis Albás, (2014)

michelangelo_caravaggio_39_rest_on_the_flight_into_egypt

 Descanso en la Huida a Egipto. (Sagrada Familia con Ángel Músico). Caravaggio, (1597)

En los confines “fractales”, fronteras movedizas de lo que todavía no está del todo inmerso en el reino de lo caótico, cualquier tentativa angélica de vuelo sólo podría ser planeada desde la suspensión repentina de su pliegue evasor –volante évasé-, ya que un vuelo sostenible no se concibe sino en el desamarre de la caoticidad y sus fracturas, lo que presupone un alarde extremo en la ostentación angélica de los atributos innatos. Desplegarse es poner a salvo la forma amenazada, como nos sugieren los dantescos barros navideños, donde el ángel del In excelsis, aunque tan torpemente articulado y abandonado a la terrible anfractuosidad cinematográfica del corcho y las escorias de la fragua, del aserrín, el celofán y los algodones, todavía anhela protegerse y refugiarse en el edén ingenuo de las disposiciones artesanales. Los ángeles son pese a esa desoladora plataforma de despegue, especies de los espacios ya saturados de forma, instancias últimas de traslado y fuga, apoyos evasivos hacia lo despejado del ser.

Formas compactas de transcurso como se nos revelan enigmáticas aquellas otras –formas-posada- que ya habían alcanzado en lo aéreo de su voraz “angelofagia”, en ese corredor inagotable de pináculos, cúpula y cimborrios apresadores de la densa, de la atribulada tribu alada. O como en el espacio medieval de las vidrieras, embutidas luego en la luz acotada y emplomada por el devenir de los estilos arquitectónicos y de las ceremonias; en todo aquello que hace posible que las esquinas “fractales” –recortes muy apurados de enjutas y pechinas – se propugnen como sostenes arcangélicos de las basílicas y como depósitos doctrinales de reserva, continuamente sobresaltados por el espeso hervor de las liturgias. Lo angosto es el pulimento de lo angélico. Y así como en el derrame terminal de los cirios de la consunción se gradúa por el parpadeo depresor de la llama, lo angélico se encumbra y arde en el roce indefenso de lo humano, que lo convoca y lo funde, sometiéndolo a un decrecer mortecino o una eclosión de ráfaga.

Túneles y conductores, los ángeles hacen posible el decurso de la luz. Son lo soterrado de lo abierto. Peanas alucinantes de la luz, acróteras prestas a devastarse en la solicitudes de la ultimidad.

 

VICENTE NÚÑEZ XIV. La Ciudad. Antonio Luis Albás, (2014)

 

A Córdoba

QUIEN desde tanto tiempo aquí ha tomado

asiento y vigilancia entre los hombres

puede dejarse confundir oculto

tras la sospecha hostil de la asamblea.

De otra manera nadie

conservará los viejos atributos

y en la tarde templada,

por las estrechas calles solitarias

alguien apenas distinguir sabría

tu inconfundible traza de extranjero.

 

Mientras contemplas la ciudad que amas

en la noche festiva,

el corazón lo mismo que un fantasma

en la heredad, se pierde entre las sombras.

Tu pensamiento luego que dejaste

la plaza y el balcón, agua gloriosa

de la mañana, y diste

en las robustas filas de la obra

ejemplo urbano al brazo mercenario,

naufraga allí, oh hastío

sin término, tortura separada,

curso del hombre anclado en su demora.

Podrías fingirte ciego

o dejarte sangrar contra las garras

del tosco almotacén, en la concordia

altisonante de los mercaderes.

Todo proclama el lleno de la vida,

los oficios urdidos,

la lejanía aún de tu existencia.

Una disputa acaso entre los templos

altera el orden frío y la liturgia

del Dios que, como tú, discurre en las afueras.

Toma entonces la vida

bajo esa clara sombra de la fuente:

nadie vendrá contigo a compartirla

si no es el viento suavemente airado.

La esplendidez de la mañana, ésta

o aquella iguales en tu misma carne,

con cuanta disciplina distribuye

y recompensa al forastero, asido

con firmes lazos al trasiego urbano.

esos triunfos sólo son de olvido

que con su piel sucumbirán un día.

¡Levad, levad, que afluye

la llana comitiva de los pueblos!

Pasan del río al zoco o la aljama

bajo el boato de los sicomoros,

y al toque cenital, la hora dando

justa del ser que ordena

existencia y retales,

sólo el silencio, como un perro hambriento,

sus pasos con los tuyos acompasa.
 

Si en un orden así, por una suerte

más primitiva escapas

a la ciudad terrena y sus afanes,

teme que en otra libertad no encuentres

la esclavitud preciosa de la vida.

Y este ritmo, amurallado

en un designio grato a los mortales,

tú lo percibes yerto en otra instancia

como un rumor estéril de la sangre.
 

Aquéllos que creíste

en vecindad, cayeron.

Río y almunia parecían eternos

en una convivencia tan risueña;

pero esos dos pasajeros, siempre

ausente tú del premio de la tierra,

a ellos liberó hasta extinguirlos

en la paz victoriosa del olvido.
 

Y a ti, oh ciudad, si un día

a someterme al yugo de los tuyos te inclinas,

que un raso afán diario

de amor mortal me ocupe y me consuma.

Mas si otra vez no acudo

en una edad contigo,

toda piedad quítame piadosa,

al fin dormido bajo los cipreses.

VICENTE NÚÑEZ XII: A Santa Teresa. Antonio Luis Albás, (2014)

 

 En el IV aniversario de mi hermano Rafael María, con recuerdo y cariño.

EN el doméstico

y habitual empleo de los claustros,

turno inicial que –como el del sereno

que apresta asilo y leña y verifica

en su interior el tramo adjudicado-

ni se habitúa aún ni aún quebranta

la regla inaugural de las tinieblas,

tu luz, la lamparilla del primer recorrido,

avanza ajena al foso de mis daños.

Esas tareas, noche que se deja

cerrar y adormilar, ronda y llaveros,

madre perenne en el embozo oscuro

de cada celda allí distribuida,

¿qué valen para mí que, desde inmensas

cerrazones, usurpo

el casi libertino mandil de tus servicios,

el reglamento de esa luz tan tenue

y erguidamente insomne,

siempre prudencia, cerradura y vela

que, a fuerza de vigilias, nos perturban

como la antorcha exangüe de una diosa?

Madre que así te veo,

madre en quien me compruebo

igual que el parricida que, en la luna fulmínea

de su puñal, descubre

su limitado celo y su vileza:

los que en un salto hicimos

conquista y gloria vamos

al inseguro ayer, inverso

el pie por un tenor distinto

de majestad abyecta y ya perdidos.

Claustro, recinto, tapias coronadas

de ruindad partícipe de yedras,

adarajas mortíferas,

silbos y guiños cómplices,

¿quién me sorprenderá desprevenido

que, encalando, rindiera doblemente

muro y ladrón a una en el acecho?

¿Quién sino tú, señora,

la parpadeante rosa de tu paso?

El viento, un día, transformó su curso

y, a mitad de camino, dejó el mío,

con su cesar, por siempre detenido.

No hubo confín ni ajuste ni demencia:

un abrazo en alto sin saber adónde

y una labor a medias entre extraños.

Con las duras faenas,

bajo un sol implacable,

la carne entre sus ropas se reveló contraria.

En el tesón diario que, nocturno,

otro cíngulo ajusta a tu fragancia,

hábito de una pieza que se ciñe

como un olor de flores misturadas,

no hay otra carne que la de esos cuerpos

talares, triunfalmente

sumisos a incambiable desnudez, que no alteran

los desencadenados disfraces de la tumba.

Pero yo, que, desnudo

y a los desnudos hecho;

que, cual ellos, disperso

lejos también de mi amor, si lo tuviere,

a lo mucho y a lo poco

me expone el cuerpo cada día.

E igual que las riadas,

que agregan a su móvil caudal los elementos

y de un nivel a otro

y de uno a otro límite

regresan más henchidas y conformes,

tu colmas la clausura,

lo indesbordable, el frente

de duras correrías

irreductible casi a los cilicios.

¿Debo dejarte ahí mi libertad, vasija

a turno tan incierto,

humilde chirimbolo con las alas caídas,

y aguardar el disanto, el fasto, el centenario,

la colación en fechas de profesas y votos

bajo el ampo nupcial de las novicias?

En esa ligereza ocultaría,

ágil señora, por la tuya, el alma.

Mas cesante en el tiempo, entre licencias

el industrioso corazón antiguo,

¿a qué remesa lo destinaría

como la herrumbre inútil de un recuerdo?

No faltará quien halle y aproveche

su material, sus mermas, su demora.

Pues quienes las tuvieron a través de los días

uno cualquiera fueron

a manos del sepulcro.

Y cuando regresaron, como Julieta, nunca

prevalecer supieron.

Un solo abrazo a ambos

vino a unirlos por siempre:

inmóvil libertad a la que aspiro,

tú que, flotante, velas.