Posts categorized “Poesía”.

VENUS DE ÉBANO [POEMA DE «VIAJE» (1979-2017)]. Lauro Gandul Verdún

 
 

matisse-desnudo-azul

Desnudo azul III
Matisse
1952
(Pinche en la pintura para escuchar la declamación del poema por su autor)

 
 

La desnuda zaireña de ébano, venus africana,
se recoge coqueta el rizadísimo cabello.
Sobre las nalgas el dorso huesudo de la mano.
Así se contonea
mientras con abiertos ojos mira el suelo.
Policromada la faz de barros,
bosques afilados sus cejas,
sus carnosos labios son ya un beso.
Ahí está desde abril junto a sirenas y tritones,
magos y violinistas.
En la algarabía de un mercado
a la sombra de una alameda,
evidentemente distinta de todas,
se hizo la encontradiza
para regalo definitivo de mis brazos.

 
 
______________________________
 

1ª edición en CARMINA del poema el 6 de octubre de 2011:

VENUS AFRICANA. Poema de Lauro Gandul Verdún

 
 

BIBLIOTECA. [POEMA DE «VIAJE» (1979-2017)]. Lauro Gandul Verdún

 
 
Shakespeare & Company 4

Shakespeare & Company Library
[Foto: (donde se ha de pinchar para escuchar la declamación del poema por su autor):
LGV París 2006]

 
 

1

 

   Entre las manos
Sometido e indolente
El viejo libro
Frente a unos ojos
Acostumbrados al deseo
Que así miran
Como al mundo
Las líneas de signos
Aparentemente monótonas

Como la hojarasca se quiebra
Con las pisadas del paseante
Y canta
Así suena el paso de las hojas
Ésa es su música
Cuando tocado con la yema de los dedos
El papel
Que comunica su textura
Se deja llevar ceñido
Sólo cuando le tocan
Acariciando

Como fondo la biblioteca
Allí lee el bibliotecario
Su dueño y su siervo

 
 

2

 

Huelen las bibliotecas a tierra y a templo
A mirada y a tacto
A vida y a silencio
Huelen las bibliotecas a sueño y a idea

Los anaqueles y los libros
Se transmiten
Su origen de bosque
Por donde las palabras exhalan su bruma
De selva y ciudad
De huerta y rascacielo
De paz y de guerra

Además tienen un nombre
Las bibliotecas
De persona
Que mira
Toca
Vive
Calla
Sueña
Concibe
Huele
Explora
Sufre
Siembra
Construye
Ama.

 
 

SOBRE EL MAR EL MISMO CIELO QUE SOBRE EL CAMPO [POEMA DE «VIAJE» (1979-2017)]. Lauro Gandul Verdún

 
 
ROTA LGV 2011 2

Los Corrales
[Foto
(donde se ha de pinchar para escuchar la declamación del poema por su autor):
LGV Rota 2011]
 
 

   Sobre el mar el mismo cielo que sobre el campo
Cielo de mañana azul
Puro
Celeste
Y vasto

   Toda la bóveda sin una nube sobre el mar
Sobre el campo
Basta para un universo

   Abro y cierro los ojos
Los pies siempre pisan arena cierta

   Cierro los ojos no importa cuánto
Y sin embargo ni es la noche ni la ceguera

   Abro los ojos el mismo día infinito
Azul
Puro celeste
Y vasto.

 
 

___________________

 

1ª edición en CARMINA del poema el 16 de abril de 2011:

SOBRE EL MAR EL MISMO CIELO QUE SOBRE EL CAMPO. Lauro Gandul Verdún

 
 

PLAYA DE BOLONIA [POEMA DE «VIAJE» (1979-2017)]. Lauro Gandul Verdún

 
 
ROTA. LGV (2011) 1

El Atlántico desde Rota
[Foto
(donde se ha de pinchar para escuchar la declamación del poema por su autor):
LGV Rota 2011]

 
 

   Sobreviví al marinero melancólico
Imaginé que habría nacido en un barco
Muy lejos
Allí estaba
De espaldas a nosotros
Frente al mar
Soplando tristezas en su trompeta dorada
Para el mar
Más melancolía
Para el mar.

   Aquí sigo vivo
Tantos años después

   Aquella mañana descubrí el océano
Llegaba después de cruzar vega
Campiña
Y sierra oscura de bosques y cuevas

   Pero aquella playa era anchura
Ya estaba aquí antes que las ciudades densas
Pero aquella playa era horizonte
Era agua
Era movimiento
Antes que el abismo
Aquella playa era la sonrisa
Aunque nadie salude porque todos andan ocupados con el aire

   Ahora el mar
Hombres extraordinarios
Alados
Sobre lo más afilado de las olas
No tienen límites
No son hombres
Tienen alas
No son pájaros
Vuelan
No son gaviotas
Y el mar no es  el cielo
Aunque ahora es el mío
Ahora para siempre toda el agua que ven mis ojos
Con todo su viento rizando el azul sagrado
Vastísimo

   Yo aquí quiero que me cuenten
Todos los cuentos que me contaron antes de ser el que soy
Cuando yo era tan feliz
Que no sabía lo que era la felicidad
Ni había aún llorado
Ni sufrido

   Aquí frente al Atlántico imponente
Desde la arena
Soy un niño inmortal y sabio
Hecho de piel y de huesos bajo la piel
Al fin.

 
 

SENCILLA DECLAMACIÓN DE UN POEMA DE RAFAEL ALBERTI (1902-1999): «POR ENCIMA DEL MAR, DESDE LA ORILLA AMERICANA DEL ATLÁNTICO». Por Lauro Gandul Verdún (2ª edición del poema en «CARMINA», 2017)

 
 

CÁDIZ AL FONDO (Foto LGV Rota, 2010)

Cádiz, al fondo
[Foto
(donde se ha de pinchar para escuchar la declamación):
LGV Rota, 2010]
 
 

   ¡Si yo hubiera podido, oh Cádiz, a tu vera,
hoy, junto a ti, metido en tus raíces,
hablarte como entonces,
como cuando descalzo por tus verdes orillas
iba a tu mar robándole caracoles y algas!

   Bien lo merecería, yo sé que tú lo sabes,
por haberte llevado tantos años conmigo,
por haberte cantado casi todos los días,
llamando siempre Cádiz a todo lo dichoso,
lo luminoso que me aconteciera.

   Siénteme cerca, escúchame
igual que si mi nombre, si todo yo tangible,
proyectado en la cal hirviente de tus muros,
sobre tus farallones hundidos o en los huecos
de tus antiguas tumbas o en las olas te hablara.
Hoy tengo muchas cosas, muchas más que decirte.

   Yo sé que lo lejano,
sí, que lo más lejano, aunque se llame
Mar de Solís o Río de la Plata,
no hace que los oídos
de tu siempre dispuesto corazón no me oigan.
Por encima del mar voy de nuevo a cantarte.

 
 

[Rafael AlbertiOra marítima, 1953.
Poema incluido por Arturo Ramoneda en Antología de la poesía española del siglo XX (1890-1939).
Alianza Editorial, S.A. Págs. 505 y 506. Madrid, 2007]

 
 

____________________________

 

1ª EDICIÓN DE «POR ENCIMA DEL MAR, DESDE LA ORILLA AMERICANA DEL ATLÁNTICO» EN «CARMINA» (2012)

 
 

«CRÓNICA DE PORTUGAL» (DE «COROGRAFÍAS»). Lauro Gandul Verdún

 
 

 Cabo del Espichel LGV 2017Cabo del Espichel
(Foto: LGV Portugal 2017)

 
 

LOS VIEJOS DE SAGRES

 

Canto al final de todos los viajes
Para los mortales que llegaron a este sitio
Antes de la más temida de las partidas

Desfilan los ancianos
Con la gravedad de los que nada esperan
Aunque el silencio que los atrajo no me engaña

Alzan los brazos al viento
Que los invita a volar
Tumbados en la hamaca al sol
Suave
O se asoman a los acantilados
Para contemplar el océano
Entonces los oídos reciben la espuma
Del reiterado choque de las olas
Contra las piedras
Que les mece el alma a estos viejos melancólicos
Porque saben de su propia muerte demasiado
Quieren vivir como nunca en su vida
Aunque ya no saben cómo ponerse
Para que los huesos duelan menos

No les basta
Dar un paseo no pueden
La vida siempre fatigada ya no es vida sino agonía

Quieren vivir como nunca en su vida
Sean dulces con ellos
Déjenlos pasar
Apártense
No les quiten el aire

Este sitio es suyo
La ensenada
Las vistas
Las antiguas fortalezas
El viejo faro en el cabo de poniente.

 
 

EN CONÍMBRIGA

 

En Conímbriga corre sin ruina la brisa por sus ruinas.
Desde las viejas montañas llega aquí igual de fresca,
tan limpia y linda como entonces.
Tras las viejas montañas la tarde se demora en su lejanía sin fin.

 
 

CONDEIXA A NOVA

 

Tapias a un lado y otro de la estrecha calle recta adoquinada sin aceras.
Asoman muy por encima de las tapias copudos y hojosos árboles verdioscuros. Coronan sus remates, a dos aguas, trepadoras
que  dentro de la quinta se desarrollan,
de diversas clases y muy espesas,
y también hojosas y verdioscuras.
No sólo hay un palacio y su jardín magnífico, sino otros
con jardines como bosques,
todos cercados con esas tapias que abrigan la propiedad,
y regalan al pasajero umbría y trayecto.
Hemos visto un molino de agua en Condeixa.
Hemos llegado por un callejón de piedra;
hemos cruzado un dintel de granito,
y allí el molino,
al lado de una floresta de cañas.
Corren arroyos por Condeixa.

 
 

ENTRE CONDEIXA Y COIMBRA

 

Montes abancalados. Huertas en la tierra oscura bien labrada.
Gente pausada y tácita, con el infinito adentro de su silencio.
La viña. El naranjal. El olivar.
Olivos no en tresbolillo, sino en hilera.

 
 

COIMBRA

 
 

1

 

Mondego es un Dios que bajó de una estrella para leer Coimbra.
El Mondego fluye como una lectura.

 
 

2

 

De lágrimas y de amores las aguas del Mondego han bebido.
Pero el mar está bien cerca, por fortuna.
Leer antes de morir: leer para siempre.

 
 

ADONDE TOMAR

 

¿Dónde Tomar?
Los caminos que a las otras ciudades allegan caminantes
no conducen a Tomar.
En algún cruce aparece el nombre en la ruta de Alcobaça o Batalha,
o Zezeres,
o Penela,
pero después se comprueba que la señal estaba equivocada,
porque no encontramos Tomar.

…Luego en la Sinagoga una judía de Belmonte nos lo aclaró todo.

 
 

GUIMARÃES

 

…El gris derrotó al azul…
El azulejo es piel; la piedra víscera…
El azulejo es cine; la piedra pantalla…
Alicatar es enmascarar las casas.
Si tienen máscara no precisan de la piedra,
se sostienen en la metáfora de los mosaicos.

 
 

VIAJE A AVEIRO

 

Aveiro, la llana.
…Mojada.
Aveiro a la vera de la mar…

 
 

VISIÓN DE OPORTO

 

Gaviotas y altares barrocos.
Colinas donde se agazapan los barrios;
a los escarpes se agarran las casas,
igual que el azulejo multicolor a sus fachadas.
Torres con reloj y campanas.
Ágiles puentes sostenidos sobre un arco
permiten volar por encima de un Duero marinero.
Aire del océano en los pulmones de los portuenses.
Aire azul de oleaje.
Miran como miran los barcos lejanos,
y en los ojos aún les brilla la luz del asombro,
la luz que vieron en otros tiempos,
la de las costas de remotos continentes…

 
 

…Y LISBOA

 

Respirar la luz
Cuando el aire falte

Blanca luz
Para unos ojos ciegos
De quien ya no precisa un pecho

Pero sí respirar
Luz de estuario
Arrastrada luz corpórea.

 
 

[Parte portuguesa de Corografías (inédito)]

 
 

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE LAURO GANDUL RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA» a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

 

gloria-fuertes-p

Gloria Fuertes

 

NO PERDAMOS EL TIEMPO

 

Si el mar es infinito y tiene redes,
si su música sale de la ola,
si el alba es roja y el ocaso verde,
si la selva es lujuria y la luna caricia,
si la rosa se abre y perfuma la casa,
si la niña se ríe y perfuma la vida,
si el amor va y me besa y me deja temblando…
¿Qué importancia tiene todo eso,
mientras haya en mi barrio una mesa sin patas,
un niño sin zapatos o un contable tosiendo,
un banquete de cáscaras,
un concierto de perros,
una ópera de sarna?
Debemos inquietarnos por curar las simientes,
por vendar corazones y escribir el poema
que a todos nos contagie.
Y crear esa frase que abrace todo el mundo;
los poetas debiéramos arrancar las espadas,
inventar más colores y escribir padrenuestros.
Ir dejando las risas en la boca del túnel
y no decir lo íntimo, sino cantar al corro;
no cantar a la luna, no cantar a la novia,
no escribir unas décimas, no fabricar sonetos.
Debemos, pues sabemos, gritar al poderoso,
gritar eso que digo, que hay bastantes viviendo
debajo de las latas con lo puesto y aullando
y madres que a sus hijos no peinan a diario,
y padres que madrugan y no van al teatro.
Adornar al humilde poniéndole en el hombro nuestro verso,
cantar al que no canta y ayudarle es lo sano.
Asediar usureros y con rara paciencia convencerles sin asco.
Trillar en la labranza, bajar a alguna mina;
ser buzo una semana, visitar los asilos,
las cárceles, las ruinas; jugar con los párvulos,
danzar en las leproserías.
Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos,
que al corazón le llega poca sangre.

 

[Poema incluido por FRANCISCO RICO
MIL AÑOS DE POESÍA ESPAÑOLA
(ANTOLOGÍA COMENTADA).
Editorial Planeta, S.A.
Barcelona 1997.
Págs. 912 y 913]

 

TEMOR

 

Hay un perro que ladra,
como un serrucho grande que serrase el tronco de la noche.
Hay un gato que maúlla,
como muerto de amor sobre el tejado de mi alcoba;
hay un escalofrío general en mi cuerpo,
como si alguien pasase la lengua por mis cuadros.
Hay un cínife loco que se da bofetadas contra la lamparilla.
Y hay una soledad llena de seres
que abren y cierran puertas y ventanas
mueven papeles y alzan los visillos
y hay un muerto de miedo sobre mi cama.
Y hay algo que no hay entre las patas de mi silla.

 

[GLORIA FUERTES. Obras incompletas.
Editorial Ediciones Cátedra, S.A.
Madrid 1980. Pág. 206]

 

LAS COSAS

 

Las cosas, nuestras cosas,
les gustan que las quieran;
a mi mesa le gusta que yo apoye los codos,
a la silla le gusta que me siente en la silla,
a la puerta le gusta que la abra y la cierre
como al vino le gusta que lo compre y lo beba,
mi lápiz se deshace si lo cojo y escribo,
mi armario se estremece si lo abro y me asomo,
las sábanas, son sábanas cuando me echo sobre ellas
y la cama se queja cuando yo me levanto.
¿Qué será de las cosas cuando el hombre se acabe?
Como perros las cosas no existen sin el amo.

 

[Obras incompletas.
Págs. 215 y 216]

 

DE LOS PERIÓDICOS

 

Un guante de los largos,
siete metros de cuerda,
dos carretes de alambre,
una corona de muerto,
cuatro clavos,
cinco duros de plata
una válvula de motor
un collar de señora
unas gafas de caballero
un juguete de niño,
la campanilla de la parroquia
la vidriera del convento,
el péndulo de un reloj,
un álbum de fotografías
soldaditos de plomo
un San Antonio de escayola
dos dentaduras postizas
la ele de una máquina de escribir
y un guardapelo,
todo esto tenía el avestruz en su estómago.

 

[Obras incompletas.
Pág. 127]

 

________________________

 

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE JOSÉ ANTONIO FRANCÉS RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA » a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE OLGA DUARTE RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA » a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE REYES BERNAL RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA » a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

HOMENAJE A GLORIA FUERTES (1917-1998) EN LA LIBRERÍA «TÉRMINO». Fue en Alcalá de Guadaíra, un jueves 29 de junio de 2017 por Olga Duarte, José Antonio Francés, Reyes Bernal y Lauro Gandul

PACIFISTA DE VERDAD. UN POEMA DE GLORIA FUERTES. Homenaje (2017-1) en «CARMINA» a una poeta universal en el año del Centenario de su nacimiento (1917-1998)

EL CAMELLO. Por Gloria Fuertes

 

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE JOSÉ ANTONIO FRANCÉS RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA » a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

 
Gloria Fuertes por Carlos Miralles

Gloria Fuertes
[Foto: Carlos Miralles]
Fuente: El Mundo

 

ISLA IGNORADA

 

Soy como esa isla que ignorada,
late acunada por árboles jugosos,
en el centro de un mar
que no me entiende,
rodeada de nada,
—sola sólo—.
Hay aves en mi isla relucientes,
y pintadas por ángeles pintores,
hay fieras que me miran dulcemente,
y venenosas flores.
Hay arroyos poetas
y voces interiores
de volcanes dormidos.

Quizá haya algún tesoro
muy dentro de mi entraña.
¡Quién sabe si yo tengo
diamante en mi montaña,
o tan sólo un pequeño
pedazo de carbón!
Los árboles del bosque de mi isla,
sois vosotros mis versos.
¡Qué bien sonáis a veces
si el gran músico viento
os toca cuando viene el mar que me rodea!
A esta isla que soy, si alguien llega,
que se encuentre con algo, es mi deseo;
—manantiales de versos encendidos
y cascadas de paz es lo que tengo—.
Un nombre que me sube por el alma
y no quiere que llore mis secretos;
y soy tierra feliz —que tengo el arte
de ser dichosa y pobre al mismo tiempo—.
Para mí es un placer ser ignorada,
isla ignorada del océano eterno.
En el centro del mundo sin un libro
sé todo, porque vino un mensajero
y me dejó una cruz para la vida
—para la muerte me dejó un misterio—.

 

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

 

Jesús, María, y José
estaban junto al pesebre.
El niño tenía frío.
María tenía fiebre.
Al Niño Jesús Bendito,
le entretiene un angelito.
Se arremolina la gente,
Vienen los Reyes de Oriente.
Se acercan los mensajeros.
El Niño hace pucheros.
No le gusta el oro fino,
prefiere pañal de lino.
Los pastores van en moto,
y se arma un alboroto,
las ovejas asustadas,
corren hacia las majadas.
Los pastores dan al Niño
bollos y queso, y cariño.
José, María, y Jesús,
nos dan vida y nos dan luz.

 

LA PATA METE LA PATA

 

La pata desplumada, cua, cua, cua,
como es patosa, cua, cua, cua,
ha metido la pata, cua, cua, cua,
en una poza. ¡Grua!, ¡grua!, ¡grua!

En la poza había un cerdito vivito y guarreando,
con el barro de la poza, el cerdito jugando.

El cerdito le dijo: saca la pata, pata hermosa.
Y la pata patera le dio una rosa.

Por la granja pasean comiendo higos.
¡El cerdito y la pata se han hecho amigos!

 

______________________________

 

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE OLGA DUARTE RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA » a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

MÁS POEMAS DE GLORIA FUERTES QUE REYES BERNAL RECITÓ EN LA LIBRERÍA ‘TÉRMINO’. Homenajes de «CARMINA » a la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) en el año del centenario de su nacimiento

HOMENAJE A GLORIA FUERTES (1917-1998) EN LA LIBRERÍA «TÉRMINO». Fue en Alcalá de Guadaíra, un jueves 29 de junio de 2017 por Olga Duarte, José Antonio Francés, Reyes Bernal y Lauro Gandul

PACIFISTA DE VERDAD. UN POEMA DE GLORIA FUERTES. Homenaje (2017-1) en «CARMINA» a una poeta universal en el año del Centenario de su nacimiento (1917-1998)

EL CAMELLO. Por Gloria Fuertes

 

GOZO PARA LA NAVIDAD: ADORAD AL NIÑO. María Suárez, (25.XII.1996).

Navidad1

 

 

La Virgen y San José
llegaron a Belén,
iban buscando posada
y nadie los escuchaba.

Así les llegó la noche,
salieron de la ciudad;
en un portal triste y frio
se dignaron a pasar.

La Virgen muy conmovida
y lo mismo San José,
en aquel portal tan frío
el Niño estaba al nacer.

En un pesebre de pajas
junto a la mula y el buey,
ha nacido el Niño Dios,
en el portal de Belén.

Bajan ángeles del cielo
con camisita y pañal
porque está el Divino Niño
desnudito en el portal.

Qué alegría hay en la tierra
ha nacido el Salvador,
marchemos todos alegres
a brindarle nuestro amor.

Pronto fueron los pastores
a ver al Niño nacido
con pandereta y zambomba
le cantan un villancico.

Venid pastores, venid,
vamos todos a adorar
al Niño recién nacido
que esperándonos está.

Venid pastores, venid,
llegad, pastores llegad,
vamos a cantar al Niño
que esperándonos está.

Pronto fueron los pastores
a ver al Niño nacido
con padereta y zambomba
le cantan un villancico.

Venid pastores, venid,
vamos a adorar
al Niño recién nacido,
que esperándonos está.

María Suárez

.

PÓRTICO

María, nacida en Driebes (Guadalajara); mujer castellana, de recio y ardiente corazón, es sólida como el subsuelo roqueño de su pueblo. Sus poesías, a manera de prismas, descomponen en bellísimos cambiantes la riqueza de su personalidad. Por eso, si en ella hubiese algo en común, lo sería todo. Sólo así se explica que tan perfecto equilibrio y diversidad de fuerzas y actividades constituyan la urdimbre de su vida.

  Ana y Antonio Luis Albás y de Langa

.

Homenaje de la Revista Literaria Carmina a María Suárez. (4.VIII.2017)

«A FÉ É O INSTINTO DA AÇÃO». FERNANDO PESSOA, AUTOR DEL AUTOR: FRAGMENTO 2 DE «LIVRO DO DESASSOSSEGO (COMPOSTO POR BERNARDO SOARES, AJUDANTE DE GUARDA-LIVROS NA CIDADE DE LISBOA)». Con fotografías de Lauro Gandul Verdún

 
 
japonesa (lisboa 2008-LGV)

Figura de japonesa
(Foto: LGV Lisboa 2008)

 
 

Pertenço a uma geração que herdou a descrença na fé cristã e que criou em si uma descrença em todas as outras fés. Os nossos pais tinham ainda o impulso credor, que transferiam do cristianismo para outras formas da ilusão. Uns eram entusiastas da igualdade social, outros eram enamorados só da beleza, outros tinham a fé na ciência e nos seus proveitos, e havia outros que, mais cristãos ainda, iam buscar a Orientes e Occidentes outras formas religiosas, com que entretivessem a consciência, sim elas oca, de meramente viver.

   Tudo isso nós perdemos, de todas essas consolações nascemos órfãos. Cada civilização segue a linha íntima de uma religião que a representa: passar para outras religiões é perder essa, e por fim perdê-las a todas.

   Nós perdemos essa, e às outras também.

   Ficámos, pois, cada um entregue a si próprio, na desolação de se sentir viver. Um barco parece ser um objeto cujo fim é navegar; mas o seu fim não é navegar, senão chegar a um porto. Nós encontrámo-nos navegando, sem a ideia do porto a que nos deveríamos acolher. Reproduzimos assim, na espécie dolorosa, a fórmula aventureira dos argonautas: navegar é preciso, viver não é preciso.

   Sem ilusões, vivemos apenas do sonho, que é a ilusão de quem não pode ter ilusões. Vivendo de nós próprios, diminuímo-nos, porque o homem completo é o homem que se ignora. Sem fé, não temos esperança, e sem esperança não temos propriamente vida. Não tendo uma ideia do futuro, também não temos uma ideia de hoje, porque o hoje, para o homem de ação, não é senão um prólogo do futuro. A energia para lutar nasceu morta connosco, porque nós nascemos sem o entusiasmo da luta.

   Uns de nós estagnaram na conquista alvar do quotidiano, reles e baixos buscando o pão de cada dia, e querendo obtê-lo sem o trabalho sentido, sem a consciência do esforço, sem a nobreza do conseguimento.

   Outros, de melhor estirpe, abstivemo-nos da coisa pública, nada querendo e nada desejando, e tentando levar até ao calvário do esquecimento a cruz de simplemente existirmos. Impossível esforço, em quem não tem, como o portador da Cruz, uma origem divina na consciência.

   Outros entregaram-se, atarefados por fora da alma, ao culto da confusão e do ruído, julgando viver quando se ouviam, crendo amar quando chocavam contra as exterioridades do amor. Viver doía-nos, porque sabíamos que estávamos vivos; morrer não nos aterrava porque tínhamos perdido a noção normal da morte.

   Mas outros, Raça do Fim, limite espiritual da Hora Morta, nem tiveram a coragem da negação e do asilo em si próprios. O que viveram foi em negação, em descontentamento e em desconsolo. Mas vivemo-lo de dentro, sem gestos, fechados sempre, pelo menos no género de vida, entre as quatro paredes do quarto e os quatro muros de não saber agir.

 

[Fernando Pessoa (1888-1935).
Fragmento de Livro do desassossego (composto por Bernardo Soares, ajudante de guarda-livros na cidade de Lisboa).
Edición de Richard Zenith.
Editorial Assírio & Alvim.
Lisboa 2011.
Pág. 259-260]

 
 
7 viejo astillero seixal

Abandonados astilleros de barcos de río
(Seixal 2008)
[Foto: LGV]

 
 

Pertenezco a una generación que heredó el descreimiento en la fe cristiana y que creó en sí un descreimiento en todas las otras fes. Nuestros padres tenían todavía el impulso creador, que transferían del cristianismo para otras formas de ilusión. Unos eran entusiastas de la igualdad social, otros estaban enamorados sólo de la belleza, otros tenían la fe en la ciencia y en sus beneficios, y había otros que, más cristianos todavía, se iban a buscar a Orientes y Occidentes otras formas religiosas, con las que entretuviesen a la consciencia, sin ellas hueca, de meramente vivir.

   Todo eso perdemos, de todas esas consolaciones nacemos huérfanos. Cada civilización sigue la línea íntima de una religión que la representa: pasar para otras religiones es perder aquélla, y al final perderlas todas.

   Perdemos aquélla, y las otras también.

  Quedamos, pues, cada uno entregado a sí mismo, en la desolación de sentirse vivir. Un barco parece ser un objeto cuyo fin es navegar; pero su fin no es navegar, sino llegar a un puerto. Nos encontramos navegando, sin la idea del puerto que nos debería acoger. Reproducimos así, en la especie dolorosa, la fórmula aventurera de los argonautas: navegar es preciso, vivir no es preciso.

   Sin ilusiones, vivimos apenas del sueño, que es la ilusión de quien no puede tener ilusiones. Viviendo de nosotros mismos, nos disminuimos, porque el hombre completo es el hombre que se ignora. Sin fe, no tenemos esperanza, y sin esperanza no tenemos propiamente vida. No teniendo una idea del futuro, tampoco tenemos una idea del hoy, porque el hoy, para el hombre de acción, no es sino un prólogo del futuro. La energía para luchar nació muerta con nosotros, porque nosotros nacemos sin el entusiasmo de la lucha.

   Algunos de nosotros se quedarán en la conquista ingenua de lo cotidiano, insignificantes y groseros buscando el pan de cada día, y queriendo obtenerlo sin el trabajo sentido, sin la consciencia del esfuerzo, sin la nobleza de la ganancia.

   Otros, de mejor estirpe, absteniéndonos de la cosa pública, nada queriendo y nada deseando, e intentando llevar hasta el calvario del olvido la cruz de simplemente existirnos. Imposible esfuerzo, en quien no tiene, como el portador de la Cruz, un origen divino en la consciencia.

   Otros se entregarán, atareados por fuera del alma, al culto de la confusión y del ruido, juzgando vivir cuando se escuchaban, creyendo amar cuando chocaban contra las exterioridades del amor. Vivir nos dolía, porque sabíamos que estábamos vivos; morir no nos aterraba porque habíamos perdido la noción normal de la muerte.

   Pero otros, Raza del Fin, límite espiritual de la Hora Muerta, ni siquiera tuvieron el coraje de la negación y del asilo en sí mismos. Lo que vivieron fue en negación, en descontento y en desconsuelo. Mas lo vivimos desde dentro, sin gestos, cerrados siempre, por lo menos en el género de vida, entre las cuatro paredes del cuarto y los cuatro muros de no saber actuar.

[Traducción al español por Lauro Gandul Verdún
para «CARMINA» Blog Literario.
Alcalá de Guadaira
2017]

 
 
Coimbra 2009 (foto LGV)

Foto de retratos
[Foto: LGV Portugal 2009]
 
 
___________________________________
 
FERNANDO PESSOA EN «CARMINA»:
 

FERNANDO PESSOA, AUTOR DEL AUTOR: FRAGMENTO 1 DE «LIVRO DO DESASSOSSEGO (COMPOSTO POR BERNARDO SOARES, AJUDANTE DE GUARDA-LIVROS NA CIDADE DE LISBOA)». Con fotos de Lorenzo del Término

DIÁLOGO IMAGINÁRIO. «Memórias de um encontro no Chiado: Fernando Pessoa n’ “A Brasileira”, com Vicente Núñez, Lagoa Henriques e Carlos Amado». Por Luis Jorge Gonçalves, Lauro Gandul Verdún e Olga Mª Duarte Piña (Lisboa, 1998-2011)

FERNANDO PESSOA, LAGOA HENRIQUES, CARLOS AMADO Y VICENTE NÚÑEZ CONVERSAN EN LISBOA. Fotografía de Lauro Gandul Verdún (7 de julio de 1998)

AUTOPSICOGRAFÍA. Un poema de Fernando Pessoa (1888-1935) con dibujo de Xopi

LA ESCRITURA O LA VIDA: PESSOA Y KAFKA «IN LOVE». Por Enrique Martín Ferrera (enero 2013)

PESSOA: EL ARCA DE LOS INÉDITOS. Por Enrique Martín Ferrera (octubre de 2012)

VICENTE NÚÑEZ (y amigos delante de la tumba de F. Pessoa en «Os Jeronimos»)

 LISBOA COM SUAS CASAS DE VÁRIAS CORES. Álvaro de Campos (11-5-1934)