Posts by Carmina.

DIARIO FOTOGRÁFICO DE LISBOA (XLVIII). UN DOCE DE JULIO DE 2018. Por Lauro Gandul Verdún

 
 
 

(1)

 
 
 

(2)

 
 
 

(3)

 
 
 

(4)

 
 
 

COLOQUIOS (295). Gabi Mendoza Ugalde (Portalegre, 2011)

 
 
 

Bella en el cementerio

[Foto: LGV Portalegre (Portugal, 2011)]

 
 
    —La carne no estaba podrida, pero sí dura y sosa, y la antipatía del camarero…

   —Nunca comprendí que le dieras propina, y le sonrieras…

   —Porque me di cuenta de que era uno de los lacayos del diablo.

 
 
 

COLOQUIOS (294). Gabi Mendoza Ugalde (Marvão, 2011)

 
 
 

Marvão en lo alto

[Foto: LGV Portugal 2011]

 
 
 

   —Todas estas huertas y los pequeños olivares, cercados de tapias de piedra oscura, permiten comprobar lo amorosa que es la relación de las personas que vemos con su tierra.

   —¡Siempre que se tercia, dejándote arrastrar por la pasión!

 
 
 

SOBRE LA REVISTA ILUSTRADA DE POESÍA «CARMINA» ESCRIBE EL DR. CÉSAR LÓPEZ (13 DE MAYO DE 2020)

CARMINA, BLOG LITERARIO AL CUIDADO DE ANTONIO LUIS ALBÁS, LAURO GANDUL Y OLGA DUARTE

Por César López

4 DE MAYO DE 2020. Antonio Luis Albás

LA CULPA. María del Águila Barrios

 
 
 

Tras la pelota el muchacho

[Foto: LGV París 2010]

 
 
 

¿Quiénes en algún momento han sido culpables para que nos haya invadido esta peste? ¿Cuál fue el recorrido de los hechos que promovieron la actual caída? Y nuestros coetáneos, ¿qué están haciendo para combatirla? ¿No están con sus decretos y mil normas sanitarias trayéndonos una peste tal vez mayor, y no sólo de salud pública, sino de ruina de la sociedad, de la economía de millones de españoles? Ha de tenerse en cuenta que no quiero poner el dinero por encima de la salud, sino hablar de enfermedad cuando no se tiene dinero para vivir.

   Y nosotros, los de abajo, el pueblo, ¿qué estamos haciendo? De momento aguantar las prohibiciones de todo tipo, acatar las mutilaciones a las libertades -deambulatoria, de reunión, de expresión, etc- y las suspensiones de la Justicia, de la municipalidad, de la Seguridad Social… También venimos contemplando con pasmo cómo dejaron a los españoles con dos palmos de narices cuando se trataba de avituallarse de mascarillas, geles, guantes o aparatitos para las pruebas del coronavirus.

   Cuando todo esto pase, si es que pasa, porque aún no lo sabemos y, en verdad, resulta evidente que quienes han cogido el mando no saben mucho más que nosotros, aunque pongan cara de mandones, ¿quién va a responder por esta calamidad planetaria?, ¿quién va a pagar por ella?, ¿quién va a compensarnos a todos y cada uno de nosotros en todos los lugares y por todos los daños ocasionados y por las secuelas, acaso terribles, que se derivarán de tanto destrozo y perjuicio?

   En lugar de esclarecer los hechos e identificar a los culpables han puesto a la gente a aplaudir en los balcones, y la gente ha aplaudido o ha batido las cacerolas, para entretenerlas cada día después de largas horas de reclusión. Si esto es lo que se alcanza con el movimiento ciudadano, una se queda desolada porque las preguntas que se formula le llevan a verse sola y sin respuestas. Para premio el gobierno se dedica con sus ministros a sesiones informativamente interminables. Unas sesiones donde se está fraguando un nuevo lenguaje para organizar la reconstrucción del país y la vuelta a la nueva normalidad. ¿Qué será esto? Ruegos y exhortos en parlamentos vacíos y telepredicadores que simulan la irritación del inocente ante su verdad oficial que es la única; pero es una verdad confinada.

   Si nadie asume la culpa, los vecinos acaban sintiéndose culpables y como nadie quiere asumirla se la largan a otro y ahí empieza el juego del pin-pon acusador.

 
 
 [La voz de Alcalá, 2020]

 
 
 ___________________

 
 
 Si quiere leer más textos de María del Águila Barrios en «CARMINA»,  pinche en su nombre.

 
 
 

COLOQUIOS (293). Gabi Mendoza Ugalde

 
 
 

Hombre con perro 

[Foto: LGV Sevilla 2008]

 
 
 

   —El perro, dicen, es el mejor amigo del hombre.

   —Puede ser. También he escuchado que su dueño es el peor.

 
 
 _________________

 
 
 COLOQUIOS (71). Gabi Mendoza Ugalde

 
 
 

EL CONFINAMIENTO. María del Águila Barrios

 
 
 

Rejas

[Foto: LGV Alcalá (2008)]

 
 
 

Es el nombre de un tipo de castigo, una pena aflictiva. ¿Qué habremos hecho? El confinado es un condenado a vivir en un lugar en libertad, pero vigilado. En una isla, en una ciudad de frontera, en una montaña, en un bosque remoto…, o en una casa. Es quien sufre el confinamiento y el espacio acotado es el confín, donde su linde, el último término del espacio que le es dado como ¿libre?, está bajo el ojo de la Autoridad. El ojo que está en la cabeza que ha declarado la Alarma. Su cara no sabe ocultar lo muy alarmada que está por no saber del todo cuánto mando tiene para ser o no la Autoridad.

   Ahora ya no es importante lo que antes lo era tanto. Así que lo que se imponía como importante, ha dejado de serlo. Hoy mismo, ¿dónde está la brecha? Ahora sí que se han hecho evidentes las infinitas brechas que la Autoridad apartaba ayer mismo del catálogo de las oficiales.

   Los discursos de los que miran torvamente a los otros, los debates acres y agresivos, ¡y tan inútiles!, con los que nos atosigaban día tras día se han evaporado. Ahora parece que lo importante es lo público, que antes se denostó a favor de los beneficios de su privatización, y que se repartió arbitrariamente como se hace tras el saqueo con el botín de la invasión.

   Esta nueva peste ha descorrido el vergonzoso telón con el que se ocultaba lo mezquino y ruin. Lo que los canallas del Poder habían hecho a nuestras espaldas, con traición continuada y alevosa, dejando el país hecho unos zorros. Infelizmente verificamos que nos han desalmado, que nos lo han arrebatado. Sin embargo, compruebo que no han podido con los paisanos, los míos, los tuyos, aunque os confiese que siento que es muy triste contemplar esta vasta realidad deteriorada, y que me siento cansada, pero… ¡Que esté todo ocurriendo en primavera! La estación florida que cada año llega, deseada, tras los fríos del invierno. La primavera que nos desata pasiones, que se han quedado confinadas.

   Les dejo con un soneto de Rafael Alberti, titulado «Abril 1938», como despedida, con esperanza:

 
 
 

   ¿Otra vez tú, si esta venida

más que imposible me parece,

puesto que sube y reverdece

en tan tremenda sacudida?

 

   ¿Otra vez tú, tan sin medida

tu corazón, que estalla y crece,

mientras la tierra se enriquece

de vida muerta y nueva vida?

 

   ¿Otra vez tú poniendo flores

sobre la tumba improvisada,

sobre el terrón de la trinchera

 

      y esa apariencia de colores

en esta patria desangrada?

¿Otra vez tú, la Primavera?

 
 
 

[La voz de Alcalá, 2020]

 
 
 ___________________

 
 
   
Si quiere leer más textos de María del Águila Barrios en «CARMINA»,  pinche en su nombre.

 
 
 

APÁTRIDA EN ROTA. Lauro Gandul Verdún (2011)

 
 
 

Rota

[Foto: LGV 2011]

 
 
 

La muralla abrumada

Recuerdo oscuro

Treinta años atrás

Siempre tosiendo

Como un apátrida tísico

En pos de una musa imposible

Como las otras

Viuda amarga

Y lamentos de lágrimas duras

Por los poetas muertos lloradas

 
 

Contra los tiernos sillares

De la abrumada muralla

Abrumado y más viejo

En Rota ahora

Nunca ya como entonces.

 
 
 

FELICES PASCUAS. Antonio Luis Albás (2020)

En estos en estos momentos difíciles; días de celebración de la pascua judía y de la pascua cristiana. Con mis buenos deseos de salud y paz. חג פסח שמח וכשר y Felices Pascuas. A.L. (2020)